¿Rendirte?

Ante qué. Ante quién. Por qué.
El simple hecho de pensarlo es ya una derrota soñada, anhelada, requerida.
Construye todo lo contrario y la derrota no anclará en tu puerto.
Que lo positivo nunca sea extraño a tu mundo y universo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reflexión y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

¡Gracias por dejar tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.