Cansada, mueres cansada

Cansada, mueres cansada.

Cansada, así es como duermes, cansada.
Los brazos adoloridos
por el peso del remo,
tres horas cada día.

La opresión se siente,
el dinero no alcanza,
el padrastro siempre ausente,
por el trabajo algunas veces .

Cansada despiertas.

Pero el descanso parece no tener
cabida en tu rutina de vida,
el reír y gustar de la vida es un privilegio
que se te es arrebatado desde los 9 meses antes de nacer.

Y así vives, así mueres,
con los brazos cansados,
siempre cansados.

© Francisco Díaz

Lago Alajuela, Chilibre, Panamá

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reflexión y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

¡Gracias por dejar tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.