Crecer

crecer

Todos crecemos

Un árbol crece,
la milpa también.
Crece el rencor
crece el perdón.

Un niño, no puede dejar de crecer.
Un joven, siempre quiere crecer.
Un viejo, ya creció suficiente.

Crecen las ideas y los argumentos,
crece el corazón,
crece el anhelo de encontrar a Dios,
así como crecen las oraciones por vos.

Es difícil decrecer, sino se ha crecido.

A veces, cuesta crecer
a veces no queremos crecer.

Crecer es dejar todo abajo,
es respirar aires con más altura,
es ver las cosas desde otro ángulo,
es cambiar de ropa y de posición.

¿Crecemos para bien?

Todos crecemos, pero algunos para mal
y llegamos a ser grandes
con proteínas de crecimiento,
pero al crecer, decrecemos también.

Hay que crecer buscando el bien.

Crecer dejando lo bueno,
buscando algo de bien aún mayor.

No hay que tener miedo de crecer,
de dejar de jugar con el carro de madera,
de abandonar el estilo hogareño,
de buscar lo que antes no era necesario,
de aventurarte a lo incómodo.

No puedes no crecer
por lo tanto ¡crece bien!
fuerte y robusto
para que no decrezcas.

¡A crecer!

© Francisco Díaz

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reflexión y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

¡Gracias por dejar tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.