Todo esperar

No esperar nada, no reclamar nada, no aspirar a nada.

No matar ni agredir.

No justificar ni provocar.

Todo esperar sin pedir.

Todo merecer sin exigir.

Todo recibir sin reclamar.

De todos merecer sin importunar.

Todo directo al corazón y no a la razón, ni al ego, ni al orgullo.

Todo directo al corazón y no al bolsillo ni a las pretensiones.

Todo directo al corazón y no a mi posición ni clase.

Y del corazón directo a Dios.

© Francisco Díaz

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reflexión y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

¡Gracias por dejar tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.