Los que hemos visto

5 de Septiembre de 2010
XXIII Domingo Ordinario, Ciclo C
 Evangelio según San Lucas 14,25-33
Lo que cuesta seguir a Jesús

Habían llegado más de 30.  Todos por su propia voluntad, abandonando todo lo que tenían.  La mayoría con un gran espíritu de servicio y convicción de que su vida podría cobrar plenitud en el monasterio.  Uno de los monjes empezó a sentir angustia, cuando en menos de dos meses solamente quedaban 8 de ellos.

¿Qué está pasando?  ¿Por qué abandonan el monasterio tan rápido?  Eran las preguntas del monje a su maestro.  Comprendió la preocupación verdadera de su discípulo, pero no se atrevió a emitir su opinión.

Cierto día, el maestro tuvo que salir del monasterio y viajar en tren al siguiente pueblo.  Durante el trayecto vio algo que le hizo entender lo qué pasaba con los aspirantes que llegaban y se retiraban con mucha facilidad.  Contempló a un cazador montado en un caballo.  Delante de él iban furiosos y arriesgados más de 10 perros.  Todos perseguiían a una liebre, pero algunos se quedaron olfateando otros objetos o caminos.  Otros simplemente regresaron con su dueño o se dieron por vencidos.  Solamente 2 de ellos continuaron la persecución.

Se bajó del tren y espero al cazador.  Al verle le preguntó la razón por la cual no todos seguían a la liebre y qué tenían de especial los que no se habían dado por vencidos.  El cazador mostró sorpresa ante la inesperada pregunta.  Sin muchos rodeos dijo: los perros que siguieron a la liebre, son los que la habían visto u olfateado.  Los demás, solamente corrian por inercia.

El evangelio de hoy nos cuenta que Jesús iba de camino y le seguía una gran multitud.  Cualquiera creería que estaba teniendo éxito y que su mensaje era aceptado por todos.  Sin que nadie lo esperara Jesús dijo: “Cualquiera que venga a mí y no me ame más que a su padre y a su madre, a su mujer y a sus hijos, a sus hermanos y hermanas, y hasta a su propia vida, no puede ser mi discípulo”.  Me imagino las caras de aquellos que le habían seguido días enteros.  Algunos molestos y otros sin comprender si era regaño o exhortación.  Como si eso fuera poco dice más adelante: “de la misma manera, cualquiera de ustedes que no renuncie a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo”.

Cualquiera podría pensar que la familia, las pertenencias y los afectos son un obstáculo.  Cualquiera creería que el amor a la familia va en contra del seguimiento y construcción del Reino de Dios.  ¿es así?

A un compañero jesuita, músico nato, le hicieron varias preguntas interesantes antes de ser admitido a la Compañía de Jesús.  La primer pregunta fue ¿estás dispuesto a dejar tu música para realizar la misión que te pida la Compañía?  La respuesta fue un si rotundo.  Al siguiente día, el mismo examinador le preguntó ¿estás dispuesto a poner tu música al servicio de la misión de la Compañía?  La respuesta, por segunda vez, fue un rotundo si.

Y es que cuando uno ha visto o experimentado la presencia de Jesús no queda igual.  Cuando una persona ha tenido un acercamineto a lo que significa construir el Reino de Dios en la tierra, no tiene otra opción que ofrecer lo más valioso que tiene: su vida entera.  Entonces todas las demás pertenencias no son un estorbo u obstáculo, simplemente se ven desde otra perspectiva.  La familia sigue importante, sólo que ahora se ve desde otra óptica.  Entonces no hay obstáculo ni nada que vaya en contra del Reino de Dios.

Preguntémonos si somos de los que hemos visto u olfateado, o simplemente vamos por inercia en la construcción del Reino de Dios.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en San Lucas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

¡Gracias por dejar tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.