No olvidar ser luz

6 de febrero de 2011V
Domingo del Tiempo Ordinario A
Evangelio según San Mateo 5, 13-16
Ustedes son la sal de la tierra

El Evangelio de Mateo anuncia una buena noticia para todo ser humano: “ustedes son la sal de la tierra”. Ustedes ya son el fermento, la luz, la alegría y anuncio gozoso para todos los hombres y mujeres. Esta es una dicha grande.

Pero también conlleva no olvidar que debemos conservarla, sino seremos como un grito en el desierto, una vela escondida o una acción buena no realizada. En esto consiste el gran desafío.

Reconocer que ya somos ese fermento, pero que no debemos olvidar serlo.

©Francisco Díaz

Anuncios
Esta entrada fue publicada en San Mateo y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

¡Gracias por dejar tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.