Los Zapatos de Francisco

Jorge Mario Bergoglio fue electo Obispo de Roma el 13 de marzo de 2013.  Desde entonces hemos visto al Papa Francisco sonreír en sus audiencias, improvisar saludos, acercarse a los feligreses, sentarse en una silla de madera blanca en vez del “sillón” de oro con tapiz rojo, intercambiar y regalar algún que otro solideo[1].

Tales gestos, si bien novedosos, eran ya conocidos por los que habían trabajado con Bergoglio cuando era profesor, obispo, o durante cualquier cargo que ocupara como miembro de la Compañía de Jesús.  Por tal motivo, que se siente en las bancas traseras a orar, que celebre la misa con trabajadores del Vaticano, que su vestimenta sea sencilla, que rechazara los zapatos rojos de lujo que “le tocaba” calzar, y que decidiera vivir en la Casa Santa Marta en lugar de ocupar el Palacio Apostólico, hogar de los Sumos Pontífices desde 1903, significa que no tiene la más mínima intención de “dejarse llevar” por los protocolos y costumbres de la Curia Vaticana. 

Bergoglio, argentino y jesuita, ha decidido caminar con sus viejos zapatos negros, los mismos que usó durante su trabajo pastoral en Buenos Aires.  Los pasos dados durante sus 76 años, incluyendo los errores y equivocaciones, aciertos y dudas, le han servido para que ahora le aplaudamos por querer reformar la Curia y pedir transparencia en los negocios del Vaticano.  En sus homilías y alocuciones es frecuente que dedique una palabra a los miembros de la Iglesia, animándoles a crecer en el seguimiento a Jesucristo, siendo colaboradores y no protagonistas en la misión de llevar el Reino de Dios a todas partes.

 Es difícil negar que el Papa Francisco sea un personaje influyente pues en cierta medida de él dependen resoluciones y decisiones en temas de diversa índole que son una cuenta pendiente con la historia y la sociedad de hoy. 

En ese sentido es importante que nosotros, los que creemos que la Iglesia tiene una palabra qué decir ante los temas importantes de la realidad, podamos tener frente a nosotros el discernimiento en la tradición más pura de la Espiritualidad Ignaciana. 

Tal herramienta Ignaciana –el discernimiento- es aquella que nos permitirá entender que si bien el Papa Francisco es uno de los más leídos y escuchados, sano es reconocer que él no tiene la capacidad de opinar o girar instrucciones precisas sobre problemas de otras regiones.  En ese orden, del mal espíritu sería creer y defender que una frase, discurso u homilía, pueda indicar el camino a seguir para un plan pastoral de Centroamérica, un grupo juvenil de Canadá, una comunidad religiosa o un seminario africano.  Una de las razones entendibles sería que el Papa en cada homilía o discurso, tiene presente un determinado público acorde al contexto en el que se encuentra.  Por tal motivo, no olvidemos que en cada país existen un obispos, sacerdotes, religiosas y catequistas que al igual que el Papa, obispo de Roma, comparten la misión de ser animadores de los valores del Reino de Dios y llevar adelante las acciones pastorales que a fin de cuentas significa creer en la humanidad entera pues en ella se encuentra y vive Dios.

Fruto del discernimiento es reconocer que una de las quejas constantes en varios grupos de Iglesia era que la Curia Romana trataba a los grupos eclesiales como “niños” a los cuales debía de mandarles el catecismo completo so pena de no entenderlo a cabalidad.  Por eso, ahora que el Obispo de Roma ha transformado la imagen de su diócesis con su carisma, puede ser que pasados los meses entendamos que es responsabilidad nuestra, solamente nuestra y no únicamente de Bergoglio, hacer que la Iglesia sea un espacio en el cual la humanidad entera sienta que cada uno de sus miembros intenta vivir una vocación que tiene la palabra “servicio” por delante.

Buscar la voluntad de Dios en las circunstancias de nuestra vida es uno de los rasgos de la Espiritualidad de San Ignacio.  Esto significa que la entrega de la libertad, memoria y voluntad debe ser después de un proceso de discernimiento y confirmación.  Estamos seguros que Bergoglio está en tal proceso de búsqueda según lo que Dios va dictando en su corazón.  Tanto él, como nosotros, tenemos la misma invitación a buscar a Dios en todas las cosas.  En cierto sentido eso significa caminar con nuestros propios zapatos nuestro propio camino que indefectiblemente nos reunirá con muchos otros que desean vivir amando y sirviendo.

De tal manera que sigamos discerniendo y preguntémonos si nuestros actos de fe están construyendo justicia.  Y si en nuestro discernimiento encontramos algunos obispos locales y administradores eclesiales que no están viviendo con alegría y sencillez su vocación, al menos podemos decirles que hay uno igual que ellos que trabaja en Roma, que vive esforzándose por ser honesto y coherente en su forma de vida, y que por si fuera poco en más de una ocasión ha dicho que ni El Papa ni el Vaticano son los importantes… “Todos vosotros habéis gritado en la plaza ‘¡Francisco, Francisco, Papa Francisco!’ Pero, ¿Jesús dónde estaba? Yo habría querido que gritaseis: ¡Jesús, Jesús es el Señor, y está en medio de nosotros! De aquí en adelante, nada de ‘Francisco’ sino ‘Jesús’”[2].

© Francisco Díaz


[1] Solideo:  El Papa generalmente cubre su cabeza con el solideo, un pequeño casco de tela que sólo tapa la coronilla.

[2] Rome Reports. (2013, 20 de mayo).  El Papa Francisco pide a los movimientos que sean valientes y se dejen guiar por Jesús.  Recuperado el 29 de junio de 2013, de http://www.romereports.com/palio/el-papa-francisco-pide-a-los-movimientos-que-sean-valientes-y-se-dejen-guiar-por-jesus-spanish-10074.html#.Uc99TT5vwSQ

*Imagen del Papa Francisco tomada de Internet

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reflexión y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

¡Gracias por dejar tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.