Un celular en la mano

Un celular en la mano es mano perdida.

Un celular en la mano es mano ocupada.

Ocupada chateando y marcando.

Esa mano perdida reclama libertad
fruto de la esclavitud impuesta.

Un celular en la mano es señal directa de estar ocupado.
Indica que no estoy disponible y por lo tanto ¡no molestar!

Un celular en la mano convierte las uñas en teclas,
la palma en pantalla.

Y al parecer valgo si tengo un celular en la mano.

Si tengo un celular en la mano no toco otra mano
no agarro el pecho descubierto,
no llevo comida a mi boca,
no acaricio ni toco la mejilla.

Con el celular en la mano,
mi mano me consume,
me absorbe,
me abstrae,
me atrapa,
me enreda,
me agota y recarga.

Con un celular en la mano
parece que la inteligencia está en la mano
y no en el cerebro.

Si tengo un celular en la mano, es lo único que tengo.

© Francisco Díaz

*Imagen tomada de internet

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reflexión y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

¡Gracias por dejar tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.