El ideal grandiosamente alcanzable

Apuntes Vaticanos

El Papa Francisco parece estar transitando un camino que si bien no significa que sea fácil por antiguas resistencias y tradiciones, es un testimonio muy cercano y alcanzable de una vida dispuesta a ofrecer esperanza.

Me refiero a:

  • Saludar a las personas que asisten a los actos religiosos.
  • Sonreír.
  • Compartir bromas.
  • Querer cuentas claras en el Banco Vaticano.
  • Lamentar la pérdida de vidas humanas en naufragios.
  • Evitar engalanar su vestido y ornamentos.
  • Cuestionar y dejar intranquilos a los miembros de la Iglesia que ocupan cargos administrativos y decirles que no sean amargados, antes bien que sean sencillos y desprendidos.
  • Hacer un llamado a los jóvenes para que se rebelen contra la cultura del descarte que entre otras características condena a los ancianos al olvido.
  • Dar entrevistas sin temor a lo que puedan preguntarle y responder lo más sensatamente posible.

Tales actitudes traen a mi memoria las palabras del P. Adolfo Nicolás S.J., General de la Compañía de Jesús, quien en su visita a El Salvador, Centroamérica, en el 2010, mencionaba que ojalá los jesuitas “vivieran su vocación con normalidad”.  La compasión y alegría pueden ser formas de vivir la vida. 

Ahora bien.  Bergoglio tuvo dificultades y malos entendidos debido a las decisiones y posturas que le correspondían tomar en las funciones administrativas que desempeñó a lo interno de la Compañía de Jesús y en otros ambientes en los cuales se movía.  Platicando con algunas personas que vivieron esa época, con más o menos exactitud, han dicho que toda persona tiene procesos de conversión e indudablemente estamos siendo testigos de tal proceso en la vida de Bergoglio.

Recordemos que Bergoglio, ahora conocido como el Papa Francisco, está tratando de vivir su vocación con sinceridad y transparencia.  Día tras día somos testigos del la forma en que procura poner en práctica los valores del Reino de Dios que implican la Justicia, Paz, Solidaridad, etc.

Ante tal testimonio que está renovando la Diocesi di Roma (diócesis de Roma), tenemos que discernir sobre el significado de una vida dispuesta a producir esperanza, pues de tanto aplauso por la forma de ser del Papa Francisco, puede que se nos olvide que el seguimiento a Jesús, si bien es comunitario, debe partir de la confesión de fe personal que nos hace hermanos e hijos del Padre, dispuestos a rectificar nuestros errores para que nuestros vecinos, amigos y familiares se sientan cada vez más a gusto de tenernos entre ellos. 

Si una sola persona, Bergoglio, está dando esperanza a cientos de seres humanos, imaginemos lo que cientos de personas podrían provocar al demostrar de la misma forma su vocación y seguimiento a los valores del Reino de Dios, que en definitiva son aquellos que nos conducen a ser más hermanos.

Y mientras sucede nuestro discernimiento, el Papa Francisco sigue viviendo los ideales grandiosamente alcanzables.  

© Francisco Díaz

Video: La vida del Papa Francisco en dibujos animados.

Imagen tomada de internet

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reflexión y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El ideal grandiosamente alcanzable

  1. Harold Miranda dijo:

    Hola Pancho. Amigo te felicito por tan excelente artículo. Totalmente de acuerdo. Saludos

    “El egoísmo y la cultura del descarte han
    conducido a desechar a las personas más
    débiles y necesitadas”
    #P.Francisco

    Me gusta

¡Gracias por dejar tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.