Pudo ser un día distinto

Pudo ser un día distinto
repleto de colores
vacío de soledades.

Pudo ser un día distinto
con caricias nocturnas
sin nostalgias opresoras.

Pudo ser un día distinto
pero no logré descifrar el mensaje de tus ojos.

Y aquí estoy
anclado al recuerdo
palpitando en reversa y remando contracorriente.

Pudo ser un día distinto
pero el fantasma que habita al otro lado del espejo
canta el réquiem del día distinto.

© Francisco Díaz

*Imagen tomada de internet

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reflexión y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

¡Gracias por dejar tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.