¡No fue en vano!

“Tengo la certeza de que mi sacrificio no será en vano, tengo la certeza de que, por lo menos, será una lección moral que castigará la felonía, la cobardía y la traición”  

Salvador Allende*

Querían comprar tu voluntad y les tiraste los dólares en la cara.

Te invitaron a rendirte y les gritaste que no eras cobarde.

Querían negociar con tu dignidad y no quisiste sentarte a la par de los sedientos de poder.

Te ofrecieron salvar tu vida y preferiste llegar hasta las últimas consecuencias siendo coherente con lo que tantas veces recitaste en tus discursos.

No negociaste pues ya muchos habían vendido sus ideales.

No traicionaste ni te traicionaste pues esa fue la diferencia con los que te disparaban desde fuera.

No obedeciste porque el honor brillaba en tus acciones.

Salvaste a los que pudiste, pero la libertad te invitó a entregar derramar tu vida para que generaciones futuras te recordaran como ápice de honestidad en medio de tanta podredumbre.

Años han pasado.  Ahora son los campesinos, migrantes, indígenas y hombres y mujeres de paz que aún a costa de su propia vida, siguen inquebrantables en la lucha por la verdad y justicia.

Con tu muerte, Salvador Allende, quedó claro que aún en circunstancias extremas el hombre es capaz de demostrar que la dignidad y libertad no conocen la infame rendición ni chantaje.

Vale recordar que mientras todos se vendieron al mejor postor tal payasos bailando con música extranjera, no cediste ni un centímetro de terreno en tu pensamiento para cobijar la traición.

Ante la amenaza de aquellos cobardes armados hasta los dientes con metrallas y morteros, la esperanza se abrió paso con golpes silenciosos y caminaste llevando contigo la dignidad de un pueblo entero.

Escuchar tus últimas palabras en transmisiones de radio y ver las últimas fotografías, despiertan un sentimiento de miedo valiente.  Miedo pues las balas disparadas intentaron destruir todo y a todos.  Y valentía pues como hombre gigante quisiste dar una última lección de moralidad a los tuyos.

Al intentar eliminarte no se dieron cuenta que estaban regando con tu cruento sacrificio un campo fértil del cual brotaría la inmortalidad alegre de un espíritu de lucha.

Los asesinos dejaron sus últimas palabras en camas limpias de hospital.  Nunca serán escuchadas ni recordadas.

Hoy, Allende, hacemos nuestras tus últimas palabras heroicas pronunciadas en medio del terror del bombardeo, y las recordamos pues la historia te ha juzgado y la Patria representada en los pueblos te ha premiado.

Salvador Allende, ¡tu sacrificio no fue en vano!

© Francisco Díaz

*Últimas palabras de Salvador Allende

**Imagen tomada de internet

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Opinión y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¡No fue en vano!

  1. Michelle Orellana. dijo:

    Me gustaron muchos sus palabras de homenaje para este gran hombre, muchas felicidades por su blog. Bendiciones.

    Me gusta

¡Gracias por dejar tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.