Hombres embarazados

El embarazo “no deseado” parece ser, en algunos casos, la mayor tragedia que puede ocurrirle a una pareja que se demuestra el amor “deseándose”. Y en tal “desastre natural” en la vida de pareja, algo que necesitó de dos, ahora es culpa de una.

Y sin previo aviso, el cuerpo de Claudia hizo notables los efectos gozosos de un embarazo no deseado.  Durante varios meses había compartido la cama con Fernando quien se alegraba de tenerla entre sus brazos.  En tales conversaciones, las promesas de alcanzarle incluso las estrellas –sin ser de él− se mezclaban con sábanas olorosas a placer juvenil.

−¿Por qué te embarazaste?  Fue la pregunta con la que un molesto e irreconocible amante respondía a la que días antes fue la protagonista de sus mejores noches y sueños.

−¿Por qué no tomaste la pastilla?  Preguntó ahora transformado en inquisidor frío y calculador cuya misión parecía torturar e interrogar a la mujer causante del mal en el mundo.

−¿Por qué no te cuidaste?  Con esa pregunta terminó lo que ella imaginó sería una noticia creadora de esperanza e ilusiones, de proyectos y vida juntos.

Para Fernando la que se embarazó fue ella.  A ella se le nota, a él no.  A ella le duele, a él todavía le entretienen los recuerdos complacientes de estar encima de ella.  Ella con seguridad cumplirá con diligencia su papel de madre, pues el enojo fruto del pasajero fugaz en su vida amorosa no se compara con la ilusión primera de la vida que lleva dentro.

Pero tal alegría de la madre por su hijo, combustible suficiente para soportar a los criticones que le llaman “madre soltera”, no desvanece ni justifica al que físicamente cumplió como hombre, pero que a la hora de actuar como tal, el egoísmo y cobardía se hicieron presentes en un nivel que ni él mismo imaginó.  Tal parece que en la escuela no le enseñaron que la concepción se da cuando el espermatozoide del hombre fertiliza el óvulo de la mujer y a partir de ese momento comienza el embarazo.  Si a esto agregamos el consumo de pornografía, normal será creer que nada tendrá consecuencias ni repercusiones emocionales.

Puede ser que algunas mujeres decidan aceptar la ausencia del hombre que aportó la mitad de la genética del embrión en desarrollo.  En tales casos, las razones pueden ir desde la decisión de no complicarse la vida con hombres incapaces mentalmente de convertirse en padres, hasta la resignación de aceptar que socialmente el concepto de familia: padre, madre e hijos está cambiando sin que entendamos a dónde vamos.  Lo preocupante es que en tales conceptualizaciones, los niños siempre salen perdiendo.

En lo que nos entendemos y reconocemos como hombres y mujeres, urge que el hombre se embarace y sueñe con el hijo que lleva su sangre.  Que sienta sus patadas y se preocupe por la ropa que usará, la universidad a la que asistirá y la felicidad que junto a su esposa está obligado a procurarle al primogénito que merece ser recibido en este mundo bajo el cobijo de un hogar estable y que le cargue en brazos aquel de quien probablemente heredará sus ojos, color de piel o sonrisa.

Que el hombre se embarace es urgente.  Muchos –como no se les nota el embarazo− se harán los “inocentes” cuando desde un inicio tienen cara de culpables, y más que culpables, de responsables de una vida puesta bajo su cuidado y protección.  Algunos –muy pocos− compartirán el embarazo y se convertirán en padres orgullosos de sus hijos, y los hijos los reconocerán en público como sus ejemplos y modelos a seguir por la apuesta diaria de ser hombres de bien.

© Francisco Díaz

Columna publicada en Plaza Pública

Imagen tomada de internet

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Opinión y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

¡Gracias por dejar tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.