CiberJesuita

ciberjesuita

Puntos biográficos: CiberJesuita

Tenía diez años y mis papás me dieron una de las mejores herencias a nivel académico: inscribirme en cursos de mecanografía. Así fue como deslicé mis dedos en una Remington Rand manufacturada alrededor de 1940, y durante dos años navegué entre hojas de respaldo, colocar cintas, escribir sin ver las teclas, llegar a más de 80 palabras por minuto, evitar usar corrector, tachones bajan puntos, a los 7 errores repetir la página, el meñique izquierdo oprime las letras “a”, “q”, “z”, y el pulgar de ambas manos la barra espaciadora.

Tres años después y gracias al trabajo de Steve Jobs† cambié la legendaria Remington Rand por una Apple Macintosh 128k construida en 1984. Mi lenguaje sustituyó la hoja de respaldo y corrector por “mouse” y “delete”.  Antes de salir de bachillerato la triple “w” (World Wide Web) me brindó un mundo de posibilidades de conocimiento único, como también el peligro de encerrarme en un mundo en el cual encuentro casi de todo sin necesidad de los demás.

En 1,999 y con la ayuda de un migrante digital, abrí mi primera cuenta de correo electrónico en Hotmail. En 2,007 me estrené como Facebookero y en 2013 como tuitero. En 2,009 y después de rescatar de un cajón mis escritos, los publiqué en wordpress ganándome así el nombre de bloguero. Y como me gusta la fotografía, el presente año, 2,014, empecé a compartir en instagram.

Utilizo Skype con frecuencia para conversar con mi familia –van 10 años que estoy fuera de mi país-. Cualquier red social –incluyendo wasap- son un buen medio para enviar mensajes a mis amigos.

Desde que conseguí un lector digital, evito sacar fotocopias o imprimir documentos de estudio. Prefiero leer los pdf o buscar libros en iBooks, Aldiko o MoonReader. Pasé de andar cargando libros a subirlos a la nube. En cierto sentido ando ligero de equipaje.

En 2,009 inicié mi trabajo como docente. Utilicé presentaciones en Power Point, Prezi y herramientas interactivas. A los estudiantes de Redacción de Comunicación Social les pedí crear un blog, unirse a una fanpage, y que hicieran uso de su derecho ciudadano al comentar noticias en diarios digitales. A mis alumnos en Colombia los he invitado a que desde sus Smartphone entren al blog creado en el cual pueden descargar los documentos o exposiciones respectivas, así como ver los videos que complementan la teoría vista.

Cuando no puedo asistir a un evento familiar, -en diez años me he perdido muchos-, procuro hacer un video. Photoshop y Premiere son mis herramientas.

Gracias a mi historia familiar y a mis estudios de Comunicación Social como Jesuita, pude colaborar en la estrategia de comunicación de la Provincia Centroamérica. Pasé de escribir códigos y leer en formato html a plantillas predeterminadas.  En Fe y Alegría me sume al esfuerzo por dar vida al Aula Tecnológica, logrando por un tiempo tener una radio on line.

¿Y mi familia? Mi abuelo por parte de mi mamá, Luis Felipe Arango Ruano, trabajaba con planos en el cual trazaban carreteras y calculaban distancias utilizando fotografías aéreas. Imagino con mucha emoción que de vivir en el año presente, utilizaría gps, google maps y aplicaciones similares.   Y mi abuelo de parta de mi papá, Ricardo Díaz González, escritor, telegrafista y fotógrafo, sin dudar, tendría un blog en el cual plasmaría sus versos y sus contribuciones periódicas para el Diario de Centroamérica, compartiría sus fotografías en instagram y escribiría versos en twitter.  Mi mamá utiliza Facebook y mi papá de adolescente inició su formación en la radio locución, pasión que comparte con varios de sus hermanos.  Con respecto a mis hermanos, Edgar Díaz, ha realizado cursos de cirugía por video laparoscópica, y Josué y Luis Enrique han creado un par de blogs y videos necesarios en sus estudios de Derecho y Administración respectivamente.

De tal manera, que a pesar de considerarme un migrante digital, acojo con entusiasmo las nuevas tecnologías. Sé que son una herramienta que otorgan poder y por lo tanto debo ser responsable con el contenido que se publica. Lo peor que podemos hacer es dejar de producir ideas, conocimiento y dejar de aprender, pues nunca como humanidad tuvimos tanto acceso a historia, literatura, ciencia, política, etc.

Hacer uso de la red es un privilegio pues según cifras de International Telecommunication Union, alrededor del 40% de la población mundial tiene acceso a internet.

Por lo tanto, y con 10 años que llevó como Jesuita, apuesto y decido cada día utilizar los medios que tengo a mi alcance para aprender a compartir y crear espacios que nos ayuden a crecer como seres humanos. En tal labor estoy consciente de que no estoy exento de errores o equivocaciones, pero las asumo como parte del proceso de vida que evoluciona junto con la creación y medios de los cuales reconozco que debo utilizarlos tanto cuanto ayude para el fin con el que fuimos creados.

Extiendo la invitación a todos mis amigos informáticos, programadores, comunicadores, filósofos, teólogos y Jesuitas, a reflexionar acerca de tales tópicos planteados que relacionan la infinidad de aplicaciones y conocimiento disponible para el buen uso, y la forma en que debemos vivirlos en vistas de progresar en humanidad, justicia, paz, reconciliación, etc.

Muchos Jesuitas han sido pioneros en atreverse a utilizar toda la ciencia y tecnología creada por el ser humano para fines nobles. Por tales motivos, con más incertidumbre que certezas, en mi biografía de twitter y en mi blog he decidido de incluir dentro de mis características indispensables el ser considerado CiberJesuita.

© Francisco Díaz

____________

CiberJesuita: Término que comparto a todos mis amigos informáticos, programadores, comunicadores y compañeros Jesuitas. Invito a la reflexión etimológica de los términos para que haciendo uso de las ciencias sociales podamos enriquecer con argumentos y matices nuestra misión de fe y justicia que debe incidir con profundidad y seriedad en la humanidad digital.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Opinión y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a CiberJesuita

  1. Pingback: Jesuitas 3.0 | El blog de Francisco Díaz

  2. Pingback: Jesuitas 3.0 | Jesuitas Centroamérica

  3. Pingback: Ignacianos 3.0 | El blog de Francisco Díaz

¡Gracias por dejar tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.