Vale la pena

Jesuit Symbol (1)

 

A veces siento que he pasado varios años preocupado por elegir el estilo de vida que me permita gastar mis años en algo que valga la pena.

En esa búsqueda conocí a los Jesuitas.  Primero como profesores de economía y filosofía, y después como compañeros de comunidad.

Saltando en estos años como jesuita, encontré a Manolo Maquieira, quien dejó su corazón en el puente Belice de Guatemala. Leí la historia de amor de Ricardo Falla y las comunidades de población en resistencia. Conocí Fe y Alegría en El Salvador, obra del P. Lolo, mártir de la UCA. Corté café en Panamá y caminé las montañas de Veraguas. En Honduras acompañé a Radio Progreso durante transmisiones en plena crisis.

Aprendí con mis amigos de comunicación de la UCA, que ser profesionales conlleva implicarse en los cambios sociales. Los alumnos se hicieron mis amigos en el Externado San José y Colegio Mayor de San Bartolomé.  En el Teologado encontré la misericordia de Dios. Todo esto fue posible por la generosidad y apoyo de mi familia.

Sigo mi búsqueda y preocupación.

Por hoy duermo pensando que todo ha valido la pena.

 © Francisco Díaz

Imagen tomada de internet

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reflexión y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

¡Gracias por dejar tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.