XVI Domingo del Tiempo Ordinario – Ciclo B (Marcos 6, 30-34)

XVI Domingo del Tiempo Ordinario

Ciclo B (Marcos 6, 30-34)

Y se reúnen los apóstoles en torno a Jesús
Καὶ συνάγονται οἱ ἀπόστολοι πρὸς τὸν Ἰησοῦν

Evangelio

“30 Los apóstoles se reunieron con Jesús y le contaron todo lo que habían hecho y enseñado. 31 Como era tanta la gente que iba y venía, que ni siquiera tenían tiempo para comer, Jesús les dijo: «Vengan ustedes solos a un lugar aparte, para descansar un poco». 32 Y se fueron ellos solos en la barca a un lugar solitario. 33 Sin embargo, muchos se dieron cuenta al verlos partir y acudieron por tierra de todos los pueblos al lugar donde iban, llegando incluso antes que ellos.
34 Al desembarcar, Jesús vio una gran multitud y se compadeció de ella, porque estaban como ovejas sin pastor.  Y se puso a enseñarles durante largo tiempo.”

Nuevo Testamento de la Biblia de la Iglesia en América (BIA)

Reflexión

La perícopa de hoy presenta el final del envío misionero (a´), en cuyo centro aparece la muerte de Juan Bautista (b).  Recordemos la estructura de «emparedado marcano»:

a) Mc 6, 7-13 Misión de los Doce
     b) Mc 6, 14-29 Muerte de Juan Bautista
a´) Mc 6, 30-34 Regreso de los discípulos

Los discípulos, a quienes ahora Jesús llama apóstoles (apostéllein) por el hecho de haber sido enviados, regresan alegres y con entusiasmo después de una jornada en la cual han predicado y sanado a numerosos enfermos, según el mandato recibido (6, 13).

Tal alegría tiene el trasfondo narrativo de precisamente ser enviados en el momento de mayor desconfianza hacia las obras de Jesús por parte de sus parientes y discípulos.  Por lo tanto, ser enviados no corresponde necesariamente a méritos individuales o grupales, sino que es una llamada gratuita de parte de Jesús, que confía su propia misión a otros (Doce) para cumplir así la promesa de reunir a las doce tribus de Israel (Ap 21, 14).

En esa labor, el relato de Juan Bautista, además de figurar como aviso de lo que será el destino de Jesús, nos recuerda que el rechazo, la persecución e incluso la muerte, son escenarios posibles para todo aquel que responde positivamente al envío misionero de Jesús.

Ser enviados para hacer lo que el maestro ha hecho, enseñar una nueva forma de establecer relaciones filiales unos con otros y curar las dolencias de los que siempre marginados, no gusta a todo el mundo.  Y la figura de Herodes nos recuerda que motivados por oscuros y confusos intereses, algunos poderosos han decidido y están decidiendo eliminar a los que predican la justicia y verdad.

Que en este Domingo reafirmemos nuestra decisión de responder con generosidad al envío misionero de Jesús, que en definitiva nos pide llevar su Buena Noticia a todo el mundo.

© Francisco Díaz

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ciclo B, San Marcos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

¡Gracias por dejar tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.