XX Domingo del Tiempo Ordinario – Ciclo B (Juan 6, 51-58)

XX Domingo del Tiempo Ordinario 

Ciclo B (Juan 6, 51-58)

El que come este pan, vivirá para siempre
ὁ τρώγων τοῦτον τὸν ἄρτον ζήσει εἰς τὸν αἰῶνα

Evangelio

51 Jesús añadió: «Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo. El que coma de este pan vivirá para siempre, y el pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo». 52 Los judíos discutían entre sí, diciendo: «¿Cómo puede este darnos a comer su propia carne?». 53 Jesús les contestó: «Les aseguro que si no comen la carne y beben la sangre del Hijo del hombre, no tendrán vida en ustedes. 54 Quien come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día. 55 Porque mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida. 56 El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí y yo en él. 57 Así como yo vivo por el Padre, que tiene vida y me ha enviado, también el que me coma vivirá por mí. 58 Este es el pan que ha bajado del cielo, no como aquel pan que comieron sus padres y murieron. El que coma de este pan vivirá para siempre».

(BIA)

 Reflexión

Recordemos la distribución del capítulo seis de Juan en fecha, domingo tiempo ordinario y perícopa:

  • 26/07 (XVII) Jn 6, 1-15
  • 02/08 (XVIII) Jn 6, 24-35
  • 09/08 (XIX) Jn 6, 41-51
  • 16/08 (XX) Jn 6, 51-58
  • 23/08 (XXI) Jn 6, 55.60-69

Estamos próximos a finalizar el capítulo seís, por lo tanto, es recomendable realizar una lectura continuada y recurrir a las reflexiones anteriores con tal de no perder detalle y progreso en el relato.

El Evangelio de hoy, además de tener vocabulario nuevo «come mi carne y bebe mi sangre», es punto de partida fundamental para la reacción de los discípulos y respuesta de los Doce, representada en Simón Pedro.

El discurso de Jesús en el cual se entrega como Pan de Vida, tiene especial significación si la contrastamos con la prohibición que recibió Adán de parte de Dios por su desobediencia:

  • En Génesis 3, 22, Dios evitó que Adán y Eva tomaran frutos del árbol de la vida.  Ahora es el mismo Jesús quien se ofrece para dar vida a todo el mundo.
  • El camino del hombre que busca sabiduría, “es árbol de vida para los que se aferran a ella, felices son los que la retienen” (Pr 3, 18).

La invitación del Evangelio radica en reflexionar acerca de la fórmula eucarística joánica que pretende centrar nuestra reunión fraterna y encuentro de amigos, en torno a las palabras de acción de gracias por el Pan de Vida recibido, y comprometernos a vivir nuestro día a día haciendo todo en memoria suya (ver Lc 22, 19).

 “pronunció la acción de gracias, lo partió y dijo:
«Esto es mi cuerpo, que entrego por ustedes.
¡Hagan esto en memoria mía!» 

(1Cor 11, 24)

 © Francisco Díaz

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ciclo B, San Juan y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

¡Gracias por dejar tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.