XXIV Domingo del Tiempo Ordinario – Ciclo B (Marcos 8, 27-35)

XXIV Domingo del Tiempo Ordinario

Ciclo B (Marcos 8, 27-35)

Si alguien desea en pos de mí venir, niéguese a sí mismo y tome su cruz, y vaya siguiéndome
εἴ τις θέλει ὀπίσω μου ἀκολουθεῖν, ἀπαρνησάσθω ἑαυτὸν καὶ ἀράτω τὸν σταυρὸν αὐτοῦ καὶ ἀκολουθείτω μοι

Evangelio

27 Jesús se dirigió con sus discípulos a las aldeas de Cesarea de Filipo, y por el camino les preguntó: «¿Quién dice la gente que soy yo?». 28 Ellos le contestaron: «Algunos dicen que eres Juan el Bautista; otros que Elías; y otros que alguno de los profetas». 29 «Y ustedes, ¿quién dicen que soy yo?», les preguntó Jesús. Pedro le respondió: «¡Tú eres el Mesías!». 30 Pero Jesús les ordenó que no dijeran nada a nadie.
31 Jesús, entonces, comenzó a enseñarles que el Hijo del hombre debía padecer mucho, que sería rechazado por los ancianos, los sumos sacerdotes y los maestros de la Ley, que lo matarían, pero que resucitaría a los tres días. 32 Y con absoluta claridad les hablaba de estas cosas. Pedro llevó aparte a Jesús y comenzó a reprenderlo. 33 Pero Jesús se volvió y, en presencia de sus discípulos, reprendió a Pedro diciéndole: «¡Ponte detrás de mí, Satanás, tú no piensas como Dios, sino como los hombres!».
34 Luego Jesús convocó a la gente y a sus discípulos y les dijo: «Si algunos quiere venir detrás de mí, que renuncie a sí mismo, cargue con su cruz y me siga. 35 Porque el que quiera salvar su vida, la perderá, pero el que pierda su vida por mí y por la Buena Noticia, la salvará.

(BIA)

Reflexión

Recordemos la distribución del capítulo siete de Marcos:

30/08 (XXII) Mc 7, 1-8.14-15.21-23
06/09 (XXIII) Mc 7, 31-37
13/09 (XXIV) Mc 8, 27-35
20/09 (XXV) Mc 9, 30-37
27/09 (XXVI) Mc 9, 38-43. 45. 47-48
04/10 (XXVII) Mc 10, 2-16
11/10 (XXVIII) Mc 10, 17-30
18/10 (XXIX) Mc 10, 35-45
25/10 (XXX) Mc 10, 46-52
01/11 (XXXI) Mc 12, 28-34
08/11 (XXXII) Mc 12, 38-44
15/11 (XXXIII) Mc 13, 24-32
22/11 (XXXIV) Jn 18, 33-37

El Evangelio de hoy se ubica dentro del final de la primera parte de Marcos, que podemos dividir de la siguiente manera:

1, 14-3, 6 Revelación del Mesías, del Reino de Dios y sus signos.
3, 7- 6, 6a Anuncio del Reino de Dios y formación de una nueva familia
6, 6b-8, 30 Anuncio del Reino de Dios y respuesta de la nueva familia
          8, 27-30 Conclusión: seguimiento y confesión de fe

Con la confesión de fe de Pedro, a nivel narrativo, Jesús inicia el camino hacia Jerusalén, lugar donde será humillado, juzgado y crucificado.

Imaginemos a Pedro, que al escuchar de su maestro que “debía padecer mucho” (v31), presa del miedo y con la tan humana intención de evitar el dolor propio y de Jesús, parece no aprobar lo que cualquiera de nosotros llamaría locura.

La actitud de Pedro nos ayuda para entender que, a pesar del temor, en el seguimiento de Jesús la persecución y el desprecio son escenarios posibles para aquel que decide salir de su propio querer e interés.

Así como los discípulos han acompañado a Jesús en sus actos de poder, ahora les toca decidir si quieren acompañarlo en el camino hacia la cruz.

Pidamos en este Domingo la fortaleza de ser constructores del Reino de Dios tanto en los momentos en que nos aplauden y reconocen, como en los tiempos en que nos desprecian y humillan.

© Francisco Díaz

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ciclo B, San Marcos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

¡Gracias por dejar tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.