XXVI Domingo del Tiempo Ordinario – Ciclo B (Marcos 9, 38-43. 45. 47-48)

XXVI Domingo del Tiempo Ordinario

Ciclo B (Marcos 9, 38-43. 45. 47-48)

Porque el que no está contra nosotros, a favor de nosotros está
ὃς γὰρ οὐκ ἔστιν καθ’ ἡμῶν, ὑπὲρ ἡμῶν ἐστιν

Evangelio

38 Juan dijo a Jesús: «Maestro, vimos a uno que expulsaba demonios en tu nombre y se lo prohibimos, porque no es de los que vienen con nosotros». 39 Jesús les dijo: «No se lo prohíban, porque ninguno que haga un milagro en mi nombre puede luego hablar mal de mí. 40 Quien no está contra nosotros está con nosotros».
41 «Si alguno les da de beber un vaso de agua en mi nombre, porque son del Mesías, les aseguro que no quedará sin recompensa».
42 «Si alguno incita a pecar a uno de estos pequeños que creen en mí, sería mejor que le ataran una gran piedra de molino a su cuello y lo arrojaran al mar.
43 Si tu mano te incita a pecar, ¡córtatela!; sería mejor para ti entrar manco en la vida que con las dos manos ir a parar a la Gehena, al fuego inextinguible.
[44]45 Si tu pie te incita a pecar, ¡córtatelo!; sería mejor para ti entrar lisiado en la vida que con los dos pies ser arrojado a la Gehena. [46]47 Si tu ojo te incita a pecar, ¡sácatelo!; sería mejor para ti entrar tuerto en el Reino de Dios que con los dos ojos ser arrojado a la Gehena, 48 donde el gusano no muere y el fuego no se apaga».

(BIA)

Reflexión

Notemos la distribución del evangelio de Marcos en el Ciclo B:

30/08 (XXII) Mc 7, 1-8.14-15.21-23
06/09 (XXIII) Mc 7, 31-37
13/09 (XXIV) Mc 8, 27-35
20/09 (XXV) Mc 9, 30-37
27/09 (XXVI) Mc 9, 38-43. 45. 47-48
04/10 (XXVII) Mc 10, 2-16
11/10 (XXVIII) Mc 10, 17-30
18/10 (XXIX) Mc 10, 35-45
25/10 (XXX) Mc 10, 46-52
01/11 (XXXI) Mc 12, 28-34
08/11 (XXXII) Mc 12, 38-44
15/11 (XXXIII) Mc 13, 24-32
22/11 (XXXIV) Jn 18, 33-37

El evangelio de hoy, al igual que el del Domingo pasado, forma parte de la reacción de los Doce ante el segundo anuncio de la pasión.  Con tal de tener una visión general, veamos la distribución de los tres anuncios de la pasión:

  1. Negarse, tomar la cruz y seguirlo 8, 31-9, 29
  2. Nueva comunidad 9, 30-10, 31
  3. Dar la vida por él 10, 32-52

Recordemos que en los versículos que preceden a la perícopa, Jesús le ha explicado a sus discípulos el sufrimiento que le espera en Jerusalén.

En el primer anuncio es Pedro quien le reprende, y en el segundo, posterior a discutir quién es el más importante, Juan toma la palabra para confirmar a nivel narrativo, que a pesar de ser sus seguidores y que lo han visto curar, no han comprendido el significado de dichas acciones, y que a pesar de haber escuchado las enseñanzas, sus oídos parece que han permanecido cerrados.

Pensemos por un momento en una escena distinta e imaginemos a Juan que toma la palabra y expresa frente a su maestro y la multitud que han entendido todo, y que de ahora en adelante todo aquel que quiera ser el primero será el último y el servidor de todos.

Pero la realidad del relato de Marcos se impone por la naturalidad con la cual podemos identificarnos con Juan, pues toma la palabra para quejarse, para hablar mal de otro, de alguien que por no ser de su grupo, poco importa si hace el bien o el mal. Juan se convierte en juez y ejecuta la orden, “¡se lo prohibimos!”. Posiblemente los Doce recordaban con orgullo y vanagloria que ellos sí formaban parte de aquellos que fueron enviados con poder sobre los espíritus inmundos, lo cual les permitió expulsar demonios y sanar enfermos (6, 7-13).

En cierto sentido Juan demuestra que ellos, los Doce, han leído su cercanía y llamado de seguir a Jesús desde la óptica del poder y exclusivismo, y no desde el servicio.

Una situación similar encontramos en el libro de los Números 11, 26-30, y dice así:

Habían quedado en el campamento dos hombres, uno llamado Eldad y el otro Medad. Reposó también sobre ellos el espíritu, ya que, si bien no habían salido a la Tienda, eran de los designados. Y profetizaban en el campamento. Un muchacho corrió a anunciar a Moisés: «Eldad y Medad están profetizando en el campamento.» Josué, hijo de Nun, que estaba al servicio de Moisés, tomó la palabra y dijo: «Mi señor Moisés, prohíbeselo.» Le respondió Moisés: «¿Es que estás tú celoso por mí? ¡Ojalá que todo el pueblo de Yahvé profetizara porque Yahvé les da su espíritu!» Luego Moisés volvió al campamento con los ancianos de Israel.

Moisés va más allá en esta respuesta, pues Josué no tenía razón para sentirse irritado por las acciones de Eldad y Medad. En último caso tendría que ser Moisés quien se sintiera amenazado por los que profetizaban en el campamento.  Moisés reconoce que en la misión encomendada el único protagonista es Dios, por lo tanto, autoproclamarse indispensable, único y todo poderoso, es la excusa perfecta para “prohibir” y declarar enemigos a otros.

Los discípulos escucharon lo que otros hacían en el nombre de Jesús, pero no entendieron que eran hermanos haciendo realidad el plan de Dios.  Caminaron al encuentro del otro, del que era desconocido, y lo etiquetaron como enemigo sin antes comprender sus acciones.  En vez de entablar un diálogo fraterno, lanzaron amenazas y prohibiciones al que, posiblemente, había entendido más que ellos, los “elegidos”, que Jesús era el Mesías, el Hijo de Dios.

Los Doce utilizaron sus pies, manos y ojos para perseguir, juzgar y señalar, razón por la cual Jesús les pide que “corten” de raíz toda acción y juicio que agreda y juzgue injustamente al otro.

En una sociedad que nos invita a sentirnos únicos e indispensables, viene el proyecto del Reino predicado por Jesús y en vez de poder nos ofrece servicio, ante el exclusivismo pide incluir a los menores, y ante la sed de poder se nos propone ser los últimos.

Pidamos en este Domingo que cualquier plan de evangelización o proyecto misionero tenga menos personas indispensables e insustituibles y más hermanos que comparten la tarea del Reino.

© Francisco Díaz

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ciclo B, San Marcos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

¡Gracias por dejar tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.