XXVII Domingo del Tiempo Ordinario – Ciclo B (Marcos 10, 2-16)

XXVII Domingo del Tiempo Ordinario

Ciclo B (Marcos 10, 2-16)

Ante la dureza de su corazón, (Moisés) escribió este mandamiento
πρὸς τὴν σκληροκαρδίαν ὑμῶν ἔγραψεν ὑμῖν τὴν ἐντολὴν ταύτην

Evangelio

2 Se acercaron unos fariseos y le preguntaron, para ponerlo a prueba, si le estaba permitido al marido divorciarse de su esposa. 3 Jesús les contestó: «¿Qué les mandó Moisés?» 4. Ellos respondieron: «Moisés permitió escribir un certificado de repudio y divorciarse». 5 Jesús les dijo: «Moisés les dio ese mandato por la dureza de sus corazones. 6 Pero, desde el inicio de la creación,
Dios los hizo varón y mujer,
7 por esto el hombre dejará a su padre y a su madre
8 y los dos serán una sola carne.
De manera que ya no son dos, sino una sola carne. 9 Por tanto, ¡lo que Dios ha unido que no lo separe el hombre!».
10 Al volver a casa, los discípulos le preguntaron de nuevo acerca de esto.
11 Jesús les dijo: «Quien se divorcia de su esposa y se casa con otra mujer comete adulterio contra la primera. 12 Y si la mujer se divorcia de su esposo y se casa con otro, también comete adulterio».
13 Le traían niños para que Jesús los tocara, pero los discípulos los reprendían.
14 Al darse cuenta, Jesús se indignó y les dijo: «Dejen que los niños vengan a mí y no se lo impidan, porque el Reino de Dios pertenece a los que son como ellos. 15 Les aseguro que quien no recibe el Reino de Dios como un niño no entrará en él». 16 Y, abrazándolos, los bendecía poniendo las manos sobre ellos.

(BIA)

Reflexión

Notemos la distribución del evangelio de Marcos en lo que resta del Ciclo B:

04/10 (XXVII) Mc 10, 2-16
11/10 (XXVIII) Mc 10, 17-30
18/10 (XXIX) Mc 10, 35-45
25/10 (XXX) Mc 10, 46-52
01/11 (XXXI) Mc 12, 28-34
08/11 (XXXII) Mc 12, 38-44
15/11 (XXXIII) Mc 13, 24-32
22/11 (XXXIV) Jn 18, 33-37

El evangelio de hoy corresponde a las primeras dos formas de relación de una familia patriarcal, estructurado en cuatro escenarios:

  1. relación marido-esposa (10, 1-12)
  2. relación con los pequeños (10, 13-16)
  3. relación con la riqueza (10, 17-31)
  4. relación con el poder (10, 35-41)

En la relación conyugal, los fariseos se acercan a Jesús y le preguntan si está permitido al marido divorciarse de su esposa.  El texto en Marcos tiene la gentileza de indicarnos que el motivo de la pregunta era poner a prueba a Jesús.

En la cabeza de los fariseos posiblemente está presente el texto de Deuteronomio 24, 1-4a, en el cual iniciar el trámite de divorcio corresponde únicamente al marido (no es derecho de la esposa), siendo uno de los motivos principales del repudio la indecencia de la mujer (no la indecencia del marido).

A continuación el texto Dt 24, 1-4a:

Si un hombre toma una mujer y se casa con ella, y resulta que esta mujer no acaba de caerle bien, porque descubre en ella algo que le desagrada, le escribirá un acta de divorcio, se la pondrá en su mano y la despedirá de su casa. Supongamos que ella, tras haberse marchado de casa de éste, se casa con otro hombre, y que luego este segundo hombre acaba aborreciéndola también, le escribe el acta de divorcio, se la pone en su mano y la despide de su casa, o bien que se muere este otro hombre que se ha casado con ella.  En tal caso, el primer marido que la repudió no podrá volver a tomarla por esposa después de haberse hecho ella impura.

Recordemos que en en el contexto de una sociedad patriarcal, la mujer era vista como una propiedad del esposo, razón por la cual podía ejercer control y disponer sobre ella. (Para entender la sociedad androcéntrica y la norma religiosa judía, recomendable ver la película: El Juicio de Viviane Amsalem).

La respuesta de Jesús, acorde al contexto y a la sociedad patriarcal de la época, causa polémica y controversia pues reclama una relación equilibrada, donde tanto el hombre como la mujer establezcan una relación de pareja por amor y no por contrato, que al hacerse una sola carne la relación sea entre iguales y no de propietario y mercancía.

La dureza del corazón que utiliza Jesús para formular una sentencia positiva, invita a no fijarnos en las leyes sociales, religiosas y culturales para justificar conductas que aborrezcan o desprecien a la persona que habita en nuestro hogar, sino a propiciar que la relación conyugal se renueve constantemente en torno al amor.

En la relación con los pequeños, recordemos que los niños carecían de derechos religiosos y sociales en aquella época. Además de ser considerados los últimos, se les etiquetaba de inmadurez y necios.

En 9, 36s, Jesús ya ha mencionado que al recibir en su nombre a uno de estos niños, lo recibe a él y a quien lo ha enviado. En esta segunda ocasión (10, 13-16), Jesús avanza en el trato hacia los niños y le dice a los discípulos que “el Reino de Dios pertenece a los que son como ellos”, y que “quien no recibe el Reino de Dios como un niño no entrará en él”.

Este pasaje cobra mayor sentido si leemos inmediatamente el tercer escenario de relación con la riqueza (10, 17-31), en el cual el hombre rico no puede entrar al reino de Dios por aferrarse a los bienes que posee.

El Reino es para aquellos que se presentan sin exigir un trato especial o anteponer su clase social, es decir, la condición de hacerse como niños (sin status o riquezas) parece ser el mejor ejemplo para invitar a los discípulos a que cambien de actitud y dejen de discutir de una vez por todas acerca de quién es el más importante entre ellos (9, 34).

En resumen podemos afirmar que las intervenciones y enseñanzas de Jesús pretenden modificar la relación entre marido y mujer, el trato hacia los niños y el cuido de los bienes. En el Reino de Dios no pueden seguir estas relaciones tal y como la tradición o sociedad las presenta.

Pidamos en este Domingo vivir atentos a las relaciones que establecemos con nuestros seres queridos, anteponiendo el mandamiento del amor a cualquier norma o ley que justifique el desprecio a nuestros hermanos y hermanas.

© Francisco Díaz

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ciclo B, San Marcos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

¡Gracias por dejar tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.