Para vivir el Evangelio de Marcos

San Marcos

Para vivir el Evangelio de Marcos

Presento a continuación un resumen fruto de mis notas personales -nótese el estilo coloquial- que nos ayudan a comprender los presupuestos y a formular claves de lectura para acercarnos al relato del Evangelio de Marcos. Por su misma naturaleza, dicho resumen puede ser útil a los interesados como apoyo o guía de lectura. Nada sustituye tener el texto original, el cual proviene de: Pikaza, Xabier. Para vivir el Evangelio. Lectura de Marcos. Navarra: Verbo Divino, 1997.  Pg 7-20, Introducción, el Evangelio de Marcos.

0. Introducción

  • Marcos presenta la experiencia del cristiano en clave de evangelio y de camino.
  • Primero aparece el cristianismo y después la Iglesia.
  • Es el llamado a ser en verdad humanos.
  • Mc es un libro para leer; más que eso, para liberarse; pero en definitiva, es un libro para vivir, ponerse en camino.
  • Se propone leer a Mc desde el manual de seguimiento.
  • La escucha atenta y abierta a la novedad, es buena forma de iniciar la lectura de Mc, pues al fin de cuentas es camino de vida, y no de fórmulas que deben repetirse.

 

1. Qué es Marcos: género literario

  • El texto en griego (o interlineal) es necesario. Y lo más importante, leer (leer+leer) el texto.
  • La mejor forma de estudiar el evangelio de Marcos, es, ¡leerlo! Que el lector se deje informar por el texto, que le hable, le angustie, lo seduzca, le inquiete, etc, y después de leerlo cada uno, busque un grupo de reflexión cristiana en el cual sus miembros tengan algún tipo de compromiso evangélico.
  • Leamos el Ev de Mc sin querer todas las respuestas, ¡dejemos que el texto nos sorprenda!
  • Mc tuvo éxito pues Mt y Lc recrearon las escenas; incluso Jn retomó su esquema básico.
  • Partamos del hecho de tres consideraciones, insuficientes, acerca de Mc: 1. Es una aretalogía, es decir, un trabajo de grandezas y virtudes de Jesús; 2. Es una vida ejemplar como profeta; y 3. Es un tratado teológico, centrado en la epifanía o manifestación de Dios en Jesús.
  • La Buena Nueva, Evangelio, es más que cualquier forma literaria o género.
  • No es un simple tratado filosófico, ni un manual de meditación, ni epopeya o carta; es el anuncio de Jesús y su Buena Nueva de Dios para los hombres.
  • Mc ha escrito un texto con pautas para la vocación cristiana, y de la identidad de Jesús y sus seguidores.
  • Mc es un evangelio, una noticia de Dios y de la vida que se ofrece para aquellos que quieren aceptarla.
  • Ese Evangelio no se cierra, sino que continúa encarnado en un grupo de discípulos, que siguen recorriendo su camino y anunciando el reino dentro de la historia.
  • En un primer momento el evangelio de Jesús se transmitía a través del testimonio de vida y la palabra predicada. Así lo hicieron los primeros discípulos y Pablo, cuyo evangelio no estaba escrito, “sino que se hallaba vivo en el corazón mismo de sus testigos, en la boca de los misioneros, en el gozo de los fieles”.
  • 70 d.C., Marcos fijó por escrito la novedad del evangelio. Probable que Q (palabras de Jesús, logia), le acompañara o le precediera.
  • El A.T., las cartas de Pablo, y Mc, fueron el resultado de sentir necesidad, como Iglesia, de tener textos del Evangelio, capaces de unir, de expresar el sentido del mensaje de Jesús y de crear identidad que permitiera la comunión cristiana en el mundo.
  • Mc no es una vida de Jesús en sentido historicista o psicológico. En sentido estricto, Mc no es una biografía.
  • Mc no es un libro de mitología en el sentido clásico (religioso) del término.
  • Mc no es un libro filosófico al estilo de los diálogos de Platón, ni mucho menos un tratado de tipo aristotélico.
  • Mc no es un libro de ley israelita.
  • Mc debe leerse en clave pascual, como buena nueva o evangelio de la acción definitiva de Dios, que es salvación final para los hombres.

 

2. Cómo leer: método exegético

  • En ningún momento deben verse estos métodos como maneras de alejar al “pueblo”, sino una invitación a los iniciados a ponerlos en práctica.
  • Los especialistas (historiadores y filólogos, lingüistas y teólogos) han estudiado y siguen especializándose en diversos enfoques o métodos. ¡Qué bueno que alguien dedique una vida a estudiar los evangelios!
  • Los especialistas deben tener la capacidad de exponer sus trabajos con sencillez y claridad, para que todo interesado pueda acceder a ellos.
  • Con tal de profundizar en el evangelio, se deben considerar varios presupuestos:
    • Desde la crítica histórico-literaria, los cuales presentan los momentos de la recepción y evolución eclesial de las diversas tradiciones de Jesús posterior a su muerte.
    • Desde la escuela de la crítica o historia de las formas (Formgeschichte; Bultmann y Dibelius), la cual distingue diversos relatos y dichos religioso-literarios, apotegmas-paradigmas, sentencias sapienciales, profecías, anuncios escatológicos, parábolas, relatos de milagros, que se encuentran en los actuales evangelios.
    • Desde la crítica o historia de la redacción (Redaktionsgeschichte; Marxsen), pues Mc más que un simple recopilador de frases o relatos, es un verdadero autor, un creador que asume los datos de la tradición y elabora un género literario novedoso escrito como evangelio.
    • Sabedores del plano diacrónico, Mc debe leerse y entenderse por sí mismo, por lo tanto, la sincronía nos ayuda a ver el texto desde su unidad temporal y textual. Recordemos que la Iglesia lo ha incluido en el Canon, en el N.T.
    • Desde la teología que ofrece, pues el estudio literario y de la redacción debe ir de la mano del análisis teológico, es decir, los filólogos no pueden separarse de los dogmáticos, sino confluir en una lectura integral.
    • Dentro del nivel literario, notemos principalmente el aspecto narrativo, sin descuidar el aspecto retórico (Robbins o Lücking), el plano estructural (inclusiones, esquemas circulares o quiasmos, etc).
    • Por último, considerar a Mc desde el sentido y unidad como libro de vocación o llamada. El continuo vocacional unifica la intención del autor y el transcurso del relato. La continuidad narrativa permite la densidad y hondura teológica.

 

3. Clave de lectura: la llamada pascual (16, 6-7)

  • Iniciar la lectura de Marcos, tal y como sería con cualquier libro, desde el inicio, de Mc 1, 1 a 16, 8, pues 16, 9-20 es un apéndice posterior aceptado a nivel canónico por la Iglesia.
  • Es necesario encontrar claves de lectura, subrayar, destacar el pasaje que llamó nuestra atención.
  • Tener presente el esquema de lectura más generalizado; de Mc 1-13, es un prólogo extenso; Mc 14-15, un relato de la pasión.
    • De lo anterior inferimos que la lectura puede ser regresiva o proceso descendente, desde el fin hacia el principio, es decir, para entender la condena y muerte del mesías (14-15), debemos regresar y entender lo ocurrido durante su camino (8, 27-13, 36) y su mensaje (1, 1-8, 26).
    • También puede ser un proceso ascendente o progresivo, desde la acción del Bautista (Mc 1) hasta la muerte del mesías.
    • Ambos movimientos, regresivo y progresivo se complementan.
  • El evangelio primitivo (escena final, Mc 16, 1-8) cierra y abre todo el texto; con la muerte de Jesús todo termina, pero en esa tumba empieza todo pues nos devuelve de nuevo a Galilea, lugar donde Jesús ha iniciado su mensaje, es decir, ubicarse nuevamente en camino y realizar el recorrido con los diversos personajes de la trama evangélica.
  • Una a una las palabras de 16, 6-7
    • No temáis. El mensaje les invita a confiar.
    • Buscáis a Jesús. Aún muerto, buscan a Jesús pues lo consideran centro y sentido de ese reino proclamado.
    • El Nazareno. No lo presentan como rey, mesías, maestro, señor o hijo de Dios.
    • El crucificado. Si Nazareno era su origen, Crucificado, referido a su muerte.
    • Ha resucitado. De ser el “crucificado” pasa a, “Dios le ha resucitado”.
    • No está aquí: mirad el lugar donde le habían puesto. Se habla de pascua desde el sepulcro vacío; de muerte a mensaje pascual.
    • Id y decid. Ir, es salida a otros caminos alejados de la muerte para decirle a otros el mensaje pascual.
    • A sus discípulos. Las mujeres reciben el encargo de recomponer aquel discipulado.
    • Y a Pedro. Continuidad entre la historia pasada y el nuevo anuncio del evangelio.
    • Os precede a Galilea. El nuevo seguimiento es un retorno pues el discipulado ha sido proceso de seguimiento.
    • Allí le veréis. Ver (oraō). No en el cielo, no en el juicio, sino en el mismo lugar de misión primera, donde se asume y continúa su mensaje sin mayor indicación ni precisión pues se trata de comprender lo que ha sido el camino de Jesús, actualizando su obra y extendiendo su mensaje de reino.
    • Como os había dicho. Reasume todo lo que ha sido el camino con Jesús, es decir, sin olvidar la historia pasada que puede producir idealización gnóstica o tergiversación de todo tipo. Por ser un “fracaso”, la cruz de Cristo permite recrear ese pasado siendo la vida concreta de cada seguidor el texto verdadero de evangelio.
  • Mc 16, 6-7 permite que el joven de pascua ofrezca la interpretación oficial del evangelio.
  • Mc 16, 8, “se van del sepulcro con miedo y no dicen nada a nadie”, es decir, si el joven de pascua les dice “id y decid”; no fueron, no dijeron. ¿Contradicción? Esto se explica con hipótesis; que de hecho las mujeres se callaron, añadiendo que la Iglesia no nació con Pedro y sus discípulos (los Doce), sino con otros grupos de creyentes; que Mc ofreció el testimonio de una comunidad judeo-cristiana fracasada que se quedó en Jerusalén en vez de buscar la verdad de Galilea, con los auténticos cristianos.

 

4. Lectura narrativa y teológica. La división de Mc

  • El silencio de las mujeres y el testimonio pascual de Jesús, en esto radica el secreto mesiánico. Es la paradoja de Jesús que siendo humano, desde su condición de crucificado, se presenta como la revelación de Dios.
  • Mc 16, 6-8 constituyen la clave hermenéutica del evangelio junto al secreto mesiánico. De tal manera que todo lector de Mc debe buscar el rostro de Jesús en el espejo de sus seguidores.
  • Los seguidores quieren seguir a un Jesús que triunfa. En la cruz, en el gran “fracaso”, le abandonan y se van por otros caminos. Se retoman dos aspectos: 1. La postura de los discípulos, y, 2. El influjo de Jesús.
  • En los personajes de Mc se nos da la oportunidad de incluirnos en la narración, por lo tanto, podemos preguntarnos, ¿qué me dice Jesús?, ¿cómo le busco?, ¿cómo dejo que me cambie su palabra y esperanza?
  • En el relato se cruzan dos horizontes interpretativos: el tiempo pasado de Jesús y nuestro propio tiempo.
  • Volver a Galilea significa reasumir el camino del evangelio desde cinco partes fijadas por los exegetas acorde a motivos geográficos:
    • Principio: el desierto (1, 1-13).
    • Galilea: anuncio del reino (1, 14-8, 26).
    • Camino: dar la vida por el reino (8, 27-10, 52).
    • Jerusalén (11-15).
    • Nuevo principio. La tumba vacía y mensaje de pascua (16, 1-8).
  • La división anterior puede interpretarse en un sentido quiástico.
  • Todo esquema es incompleto, por lo que requieren reformas o complementos. Por ello presentamos una propuesta en tanto al orden de Mc:
    • 1. Prólogo: comienzo del evangelio (1, 1-13).
    • 2. Anuncio del reino en Galilea (1, 14-8, 26).
      • Primera llamada (1, 14-3, 6).
      • Elección especial (3, 7-6, 6a) .
      • Misión mesiánica (6, 6b-8, 26).
    • 3. Muerte de Cristo (8, 27-15, 47).
      • Camino de entrega (8, 27-10, 52).
      • Entrada y controversia en Jerusalén (11, 1-13, 37).
      • Juicio y muerte en Jerusalén (14, 1-15, 47).
    • 4. Fin y principio: la pascua (16, 1-8).
  • Con gran ánimo dejemos que el texto nos anime en nuestra vocación y camino cristiano.

-fin-

© Francisco Díaz

Esta entrada fue publicada en San Marcos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

¡Gracias por dejar tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.