La conversión como condición de posibilidad del seguimiento del Señor a partir del evangelio de Marcos

logo_180

Imagen tomada de internet

La conversión como condición de posibilidad del seguimiento del Señor a partir del evangelio de Marcos

Presento a continuación un resumen fruto de mis notas personales -nótese el estilo coloquial- que nos permite comprender desde el evangelio de Marcos que la conversión es condición de posibilidad para el seguimiento del Señor.

Por su misma naturaleza, dicho resumen puede ser útil a los interesados como apoyo o guía de lectura. Nada sustituye el estudio del texto original, el cual proviene de: Casas Ramírez, Juan Alberto. La conversión como condición de posibilidad del seguimiento del Señor en el Evangelio de Marcos. Cuestiones Teológicas, Enero-Junio 2013.

Resumen

  • Indagar desde lo sistemático y bíblico la noción de conversión para analizar teológicamente su significado.
  • La conversión es anunciada, pero no logra realizarse completamente durante el ministerio público de Jesús; simplemente se prefigura, se anuncia para que después de su crucifixión-resurrección se realice.
  • Ese encuentro, la transformación integral en la persona, por medio de la gracia, es una condición sine qua non (condición, sin la cual no) se da un auténtico seguimiento que coincide con la noción lonerganiana de conversión religiosa. (Bernard Joseph Francis Lonergan, S.J. (Buckingham, Canadá, 17 de diciembre de 1904 – Pickering, Canadá, 26 de noviembre de 1984) fue un teólogo canadiense).

 

0. Introducción

  • Aparecida destaca 5 aspectos interrelacionados:
    • Encuentro con Jesucristo; Conversión, Discipulado, Comunión y Misión.
  • Hablar de seguimiento real implica conversión (dejar unas y seguir otras).
  • A nivel textual neotestamentario, no es posible afirmar un sentido único de conversión.
  • Mc; la conversión es exigencia y, al mismo tiempo, don gratuito de Dios. Paradójico pues los discípulos no lo cumplen hasta después del encuentro con el resucitado en Galilea. Hasta entonces, todo es fracaso discipular, creciente y progresivo. Ver tres anuncios de la pasión que inclinan a pensar que la conversión es más un don gratuito acontecido por la Pascua de Cristo que esfuerzo aislado y autosuficiente del ser humano.

 

  1. Algunas aproximaciones sistemáticas a la noción de conversión

  • Lonergan, la conversión como proceso correctivo de opciones asumidas; Intelectual, moral o decisionalidad última (religiosa), siendo la última posible en virtud de la gracia operante (sustitución del corazón de piedra por uno de carne), y la gracia cooperante (de corazón de carne eficaz al realizar buenas obras mediante la libertad humana).
  • Borg & Crossan, conversión en sentido religioso; de no ser a ser religioso, cambiar de una religión a otro y conversión dentro de una tradición religiosa. Pablo de Tarso como ejemplo de la tercera (de un modo de ser judío fariseo a otro modo de ser judío seguidor de Cristo).
  • Convertirse a Cristo, más que convertirse al cristianismo o a un sistema ideológico o doctrinal en particular.

 

  1. Marco veterotestamentario de la noción conversión

  • Giblet & Grelot; “la conversión y penitencia ocupan un lugar considerable en la revelación bíblica”.
  • Al incluir el pecado, pecado-conversión se asumieron como expresiones que dependen una de la otra.
  • En el AT, abundantemente, habla de “volver”, giro de 180 grados, por lo tanto, es movimiento de toda la persona y no sólo cambio de mentalidad (como usualmente entendemos).
  • Baena puntualiza, “volver a Yahvé dentro de la teología de la Alianza, significaba un obediente cumplimiento de los compromisos … concretizar en la práctica la voluntad de Yahvé sobre su pueblo”. Baena explica que posterior al exilio (587aC), el compromiso bilateral de alianza finalizó. Israel entiende ahora que Yahvé toma la iniciativa, busca a Israel y le otorga gratuitamente la gracia de la conversión.
  • Jr 31, 31-34; La conversión no será de humanos con corazón de piedra, sino que Dios primero cambia el corazón de piedra en corazón de carne, y así es posible que el ser humano retorne a la Alianza con Dios; iniciativa y condición de posibilidad de parte de Dios.
  • El mayor obstáculo entonces es retornar al corazón de piedra, dureza de corazón. Antropológicamente se parte de un corazón bondadoso, humano, y su correlación en actos.

 

  1. Marco teológico de la conversión en el Nuevo Testamento

  • Laubach, “cuando en el NT se exhorta a la conversión, se alude a una reorientación fundamental de la voluntad humana hacia Dios. No se trata de apartarse de la vida anterior, sino que todo está en convertirse a Cristo y a través de él, a Dios”. Destaca, no es convertirse al Cristianismo entendido como rituales, doctrina o conductas, sino “convertirse a la persona de Cristo”.
  • ἐπιστέφω; verbo de movimiento: volver, cambiar, volverse, dar la vuelta.
  • μετανοέω; cambiar de modo de pensar, cambiar de mente, de idea o de opinión. No es la más adecuada para entender al NT, pues allí se alude a una transformación total del ser humano.
  • Ambos aluden a una transformación de la existencia bajo la acción del Espíritu Santo.
  • μεταμέλομαι; experiencia del arrepentimiento por el desliz, la culpa, la falta o pecado; de forma retrospectiva y no implica conversión del hombre a Dios. (Una persona puede dejar de hacerse o hacer daño, y no necesariamente quiere “voltear” su vida a Dios).
  • Desde Mateo, El Bautista invita al arrepentimiento, no tanto por los pecados, sino por la inminencia del futuro (Reino de los cielos). En Jesús se continúa esta línea, aunque la conversión ya no consiste en obedecer una ley, sino en el seguimiento.
  • Desde Lucas, se podría hablar de una conversión cristiana desde la influencia de Pablo; la conversión como vocación y transformación integral.

 

  1. La conversión en el evangelio de Marcos

4.1 Pasajes en los que aparecen los campos semánticos μετάνοια / μετανοέω

  • Aparecen 3 veces en Mc; una como sustantivo y dos como verbo: todas en el contexto de un anuncio misionero.
  • Sustantivo en Mc 1, 4, “Apareció Juan bautizando en el desierto, proclamando un bautismo de conversión (βάπτισμα μετανοίας) para perdón de los pecados”. En genitivo, la conversión referida al bautismo. No solo manifiesta el arrepentimiento sino también la acción eficaz de Dios al perdonar los pecados.
  • Versículos 2 y 3, reelaboración de Ex 23, 30 y Mal 3, 1 según los LXX.
  • μετανοέω aparece por primera vez como verbo en Mc 1, 15; “El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca; conviértanse (μετανοεῖτε, en modo imperativo) y crean (πιστεύετε, también imperativo) en la Buena Nueva. La inminente soberanía de Dios exige; la conversión y la fe en el Evangelio”.
  • Pikaza “no es la conversión la que causa el evangelio sino al revés: el evangelio de Dios, que aceptamos por Jesús con fe gozosa, nos convierte, nos transforma, haciéndonos capaces de acoger y construir la familia mesiánica”.
  • Mc 6, 12, segunda y última aparición de μετανοέω como verbo: «Yéndose de allí, predicaron que se convirtieran (μετανοῶσιν)”. De Juan se pasa a Jesús, de Jesús se pasa la acción a los doce, como anunciadores más que destinatarios.

 

4.2 Pasajes en los que aparece el campo semántico ἐπιστέφω

  • Mc 4, 12, el primero en el discurso parabólico de Jesús. Versículo 11 “A vosotros se os ha dado el misterio del Reino de Dios, pero a los que están fuera todo se les presenta en parábolas, para que por mucho que vean no miren, por mucho que oigan no entiendan, no sea que se conviertan (ἐπιστρέψωσιν) y se les perdone”. Conversión relacionada con el Reino de Dios, como en el anuncio inaugural de Jesús, y con el perdón de los pecados, en el caso de Juan. El detalle que en genitivo referido al misterio que se ha dado.
  • Segundo texto Mc 5, 30, alude al sentido literal de “darse vuelta”, en el caso de la hemorroísa, en el momento en que Jesús “se vuelve” de entre al gente para preguntar quién le ha tocado. Es el mismo sentido que en Mc 8, 33, ante el primer anuncio de la pasión; Jesús se vuelve para mirar a sus discípulos y reprender a Pedro; una última mención en 13, 16 en el discurso escatológico, “el que esté por el campo no regrese (μὴ ἐπιστρεψάτω) en busca de su manto”.

 

  1. Visión prospectiva y conclusión

Una conversión anunciada y no realizada sólo podrá ser vislumbrada desde el Gólgota y el sepulcro vacío

  • A pesar de los anuncios no se registran relatos explícitos de conversión. Baena; incluso los discípulos de Jesús no se convirtieron hasta posterior a la crucifixión. Guijarro; no fueron capaces (los discípulos) de permanecer junto a Jesús en el momento de la prueba. Por lo anterior, se entendería que el seguimiento no es causado por el ser humano sino ofrecido gratuitamente por el poder del resucitado. Esto se entiende pues hasta la confesión del centurión (Mc 15, 39), la identidad Mesiánica y divina de Jesús se revela, junto al dinamismo soteriológico de Dios, haciendo posible suscitar la conversión. (Hasta mostrar todos los elementos, entonces es posible el seguimiento).
  • Según la lógica narrativa, la confesión de fe es punto de partida de la experiencia de la conversión, pues inicia un dinamismo procesual que, siendo eficaz, depende de la libre apertura a la gracia por parte del creyente. Se infiere (pensamos e imaginamos, que el centurión inició su experiencia de seguimiento), y que Pedro, a pesar de reconocerlo como Cristo, 8, 27-30, no lo comprende y lo niega.
  • El clímax de la intencionalidad teológica, en el caso del centurión, es insistir en la salvación hacia los gentiles; conversión del imperio opresor.
  • Al tomar los hechos de la trama del evangelio, podemos cerrar el relato con el fracaso y el sepulcro vacío (sin su apéndice canónico). Pero, en los relatos de la pasión Jesús anticipó a sus discípulos su resurrección (16, 8), que al resucitar irá delante de ellos a Galilea (14, 27), datos que reitera el joven ante las tres mujeres (16, 7).
  • Galilea indica volver al comienzo del relato. Un volver a empezar para los discípulos y para cualquiera que en el futuro elija seguir a Jesús.
  • Los discípulos, a pesar de negar, traicionar y abandonar a Jesús, son considerados nuevamente por el resucitado, (no los cambia o “despide”) y será él quien “irá delante de ellos” (14, 28), siendo nuevamente discípulos (los llama nuevamente). Por lo tanto, el ser discípulos y la vinculación con Cristo no es producto de las propias fuerzas o mérito personal, sino del don gratuito de la conversión, que tras fracasar una y otra vez, nuevamente les capacita para creer en el evangelio y acoger la novedad del Reino de Dios anunciada por Jesús desde 1, 15.
  • Al final, Juan Alberto Casas, concluye:
    • “En últimas, será el lector quien, a partir de su encuentro con el crucificado-resucitado proclamado en Marcos, tendrá la responsabilidad de aceptar el don de la conversión y creer en el evangelio para que la realidad del Reino pueda, finalmente, irrumpir y transformar su historia”.

-fin-

© Francisco Díaz, S.J.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en San Marcos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

¡Gracias por dejar tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.