XVI Domingo del Tiempo Ordinario – Ciclo C (Lucas 10,38-42)

gesu-maria-marta

Imagen tomada de internet

XVI Domingo del Tiempo Ordinario 

Ciclo C (Lucas 10,38-42)

Evangelio

Jesús en casa de Marta y María

38Jesús siguió su camino y llegó a una aldea, donde una mujer llamada Marta lo hospedó.39Marta tenía una hermana llamada María, la cual se sentó a los pies de Jesús para escuchar lo que él decía.40Pero Marta, que estaba atareada con sus muchos quehaceres, se acercó a Jesús y le dijo:

—Señor, ¿no te preocupa nada que mi hermana me deje sola con todo el trabajo? Dile que me ayude.

41Pero Jesús le contestó:

—Marta, Marta, estás preocupada y te inquietas por demasiadas cosas,42pero sólo una cosa es necesaria. María ha escogido la mejor parte, y nadie se la va a quitar.

Palabra del Señor

Comentario:

Los versículos previos al evangelio de hoy nos pueden ayudar para entender la simbología de los gestos de Jesús, Marta y María.

Veamos algunos de ellos:

  • Lc 10, 1-9, presenta el envío e instrucciones discipulares; al ser recibidos desear “paz para esta casa”, curar a los enfermos y decir “El Reino de Dios está llegando a ustedes”.
  • Lc 10, 10-16, muestra dos actitudes ante los misioneros; ser rechazados o ser escuchados.

Visto lo anterior, podemos comprender que la tarea misionera consiste en desearle paz a los habitantes de una casa y que puedan escuchar la Buena Noticia de la llegada del Reino de Dios.

Por simple contraposición, Jesús no le pide a sus discípulos que sean una carga para los habitantes de las casas que les reciben.

Por eso, en el relato del evangelio, las acciones de Marta y María se contraponen pues los seguidores de Jesús necesitan comprender cuál es la actitud propia de un discípulo, instrucción ya iniciada con la parábola del buen samaritano (Lc 10, 25-37).

En ambas instrucciones, para sorpresa y admiración, legalismo y machismo de los maestros de la Ley y de los discípulos, el buen samaritano es un pagano y no un israelita, y el modelo de discipulado es la hermana de Marta “llamada María” «καλουμένη Μαριάμ» (femenino).

Retomando el evangelio, la instrucción discipular requiere desear paz y predicar el mensaje del Reino de Dios. Por lo tanto la pregunta que podemos formular es ¿quién está disponible para escuchar el mensaje de Jesús?

En el caso de María que decide sentarse a los pies del Señor para escuchar, el sentido del verbo ἤκουεν (ἀκούω: tener la capacidad de escuchar; entender; percibir el sentido de lo que se escucha) nos muestra que ella sí está preparada y disponible para recibir el mensaje y el saludo de paz. En cambio Marta, que está ocupada, el sentido del verbo περιεσπᾶτο (περισπάω: andar demasiado ocupada; distraída) expresa una creciente dispersión e intranquilidad. En estas condiciones Marta, por andar muy ocupada y muy distraída, no está preparada para escuchar el mensaje del Señor.

Es importante explicitar que recibir el saludo de paz y estar disponible para escuchar el mensaje del Reino de Dios no exige optar por una u otra actitud. No se trata de activismos que pueden ser tan malos si son llevados al extremo como el espiritualismo. Es tomar en nuestro día a día un respiro y desearle la paz a nuestros hermanos.

Que en este Domingo recordemos que nuestro encargo discipular es ser portadores de paz y no de violencia.

© Francisco Díaz, S.J.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ciclo C, San Lucas y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

¡Gracias por dejar tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.