I Domingo de Cuaresma – Ciclo C (Lucas 4,1-13)

 

I Domingo de Cuaresma – Ciclo C

(Lucas 4,1-13)

Evangelio

Tentaciones en el desierto *.
4 1 Jesús, lleno de Espíritu Santo*, se volvió del Jordán y fue conducido por el Espíritu al desierto. 2 Allí estuvo durante cuarenta días, y fue tentado por el diablo. Como no comió nada en aquellos días, al cabo de ellos sintió hambre. 3 Entonces el diablo le dijo: «Si eres Hijo de Dios, di a esta piedra que se convierta en pan.» 4 Jesús le respondió: «Está escrito: No sólo de pan vive el hombre.»
5 El diablo lo llevó luego a una altura, le mostró en un instante todos los reinos de la tierra 6 y le dijo: «Te daré todo el poder y la gloria de estos reinos, porque me la han entregado a mí y yo se la doy a quien quiero*. 7 Así que, si me adoras, toda será tuya.» 8 Jesús le respondió: «Está escrito: Adorarás al Señor tu Dios y sólo a él darás culto.»
9 Lo llevó después a Jerusalén, lo puso sobre el alero del Templo y le dijo: «Si eres Hijo de Dios, tírate de aquí abajo; 10 porque está escrito: A sus ángeles te encomendará para que te guarden. 11 Y: En sus manos te llevarán para que no tropiece tu pie en piedra alguna.»
12 Jesús le respondió: «Está dicho: No tentarás al Señor tu Dios.»
13 Acabadas las tentaciones, el diablo se alejó de él hasta el tiempo propicio.

Palabra del Señor

(BJE)

Reflexión

(Lectura exegético-litúrgica del primer Domingo de Cuaresma)

Las lecturas seleccionadas para cada Domingo de Cuaresma son las siguientes:

  • I Domingo de Cuaresma – Ciclo C. Lucas 4,1-13.
  • II Domingo de Cuaresma – Ciclo C. Lucas 9,28-36.
  • III Domingo de Cuaresma – Ciclo C. Lucas 13,1-9.
  • IV Domingo de Cuaresma – Ciclo C. Lucas 15,1-3.11-32.
  • V Domingo de Cuaresma – Ciclo C. Juan 8,1-11.

 

INTRODUCCIÓN

El presente trabajo corresponde a la puesta en práctica del método  “Lettura liturgica della Bibbia”, aplicado a las lecturas del Primer Domingo de Cuaresma, Ciclo C, siendo la Primera Lectura Dt 26,4-10, el Salmo 90,1-2.10-11.12-13.14-15, la Segunda Lectura Romanos 10,8-13, y el Evangelio Lucas 4,1-13. El trabajo se divide en cuatro partes. La primera parte presenta el Texto, que contiene un análisis comparativo del Misal en Español con la traducción realizada del Hebreo y del Griego; la segunda parte la Exégesis de los textos, en la cual presento los puntos que considero más importantes para su comprensión; la tercera el Contexto Literario y; la cuarta parte el Contexto Celebrativo.

Con razón se dice que es en la Liturgia donde la Escritura se plenifica[1], opera y se hace presente en medio de nosotros, pueblo de Dios que escuchamos dentro de ella el mensaje que Dios tiene para nuestra vida. De tal manera, que con actitud respetuosa, presento el siguiente trabajo, sintiendo desde ya la invitación a dejarme sorprender por la relación entre Liturgia y Biblia.

 

TEXTO 

  1. Comparación de textos

1.1  Primera Lectura: Deuteronomio 26,4-10

Diferencias entre la traducción propia del texto Hebreo, el Misal Romano y la Biblia de Nuestro Pueblo:

  • El Misal agrega:
    • “Dijo Moisés al pueblo”
    • “cesta de las primicias”
  • El texto hebreo dice:
    • v4 וְלָקַ֧ח הַכֹּהֵ֛ן הַטֶּ֖נֶא מִיָּדֶ֑ךָ  , pero el Misal agrega el énfasis en que el cesto contiene las primicias.
    • En v5 וְעָנִ֨יתָ , la waw conversiva es enfatizada en el Misal Romano, sirviendo para introducir las palabras que debe repetir Moisés al pueblo, “Entonces”.
    • Interesante que en el v 7 וַנִּצְעַ֕ק se toma la primera persona plural como un colectivo que se reprende como unidad al traducir “nuestra voz”  אֶת־קֹלֵ֔נוּ . Aquí vemos una intencionalidad de la relación de Dios y su pueblo.
  • La Biblia de Nuestro Pueblo (BNP), conocida por el trabajo de Luis Alonso Schökel, prefiere un lenguaje poético que remarca el tono sacro y litúrgico en las palabras de Moisés hacia el pueblo.
    • Schökel prefiere traducir “recitarás” en lugar del “dirás” del Misal. Esta elección tiene sentido porque el v5 וְעָנִ֨יתָ וְאָמַרְתָּ֜ לִפְנֵ֣י׀  se enmarca dentro de un discurso de Moisés, en el cual no dice sus propias palabras, sino que está transmitiendo el mensaje de Dios. Por lo tanto, la fuerza ilocutoria del texto se engalana con la elección de Schökel.
    • El v7 es interesante, porque וַנִּצְעַ֕ק אֶל־יְהוָ֖ה  viene traducido por Schökel como “gritamos”, y no el simple “clamamos” usado por el Misal. Podría ser que para el Misal “clamar” sea más litúrgico que “gritar” que de hecho connota una acción de desesperación. El verbo צְעַ֕ק dentro de sus acepciones[2], tanto al Qal como al Piel refiere a la acción de “gritar”. Como participio puede indicar grito, clamor, protesta. Desde esta óptica, la elección de Schökel parece mostrar el verdadero sentimiento del pueblo que está desesperado y que grita al Señor por ayuda. El Misal prefiere “clamar” por el tono solemne que podríamos pensar se da en un contexto de oración pacífica.
    • Como punto que resalto de manera personal, me parece fascinante el v7 que dice וַיַּ֧רְא אֶת־עָנְיֵ֛נוּ “vio nuestra aflicción/miseria”. Dios no sólo escucha, sino que ve, observa, mira lo que sucede al pueblo. Nadie se lo cuenta ni se ha enterado por terceros. Esta actitud revela desde el punto de vista teológica la relación de Dios y su pueblo.
    • Finalmente, en el v10  אֲשֶׁר־נָתַ֥תָּה לִּ֖י יְהוָ֑ה  indica una conexión directa entre el v4 y el v10. Lo que Dios provee al sacerdote, Dios mismo se lo ha dado y ahora va puesto como ofrenda al Señor. ¿Qué cambió? Cambia la actitud con la que es presentada, es decir, el sacerdote inclinándose (וְהִֽשְׁתַּחֲוִ֔יתָ) al Señor.

1.2  Salmo 90,1-2.10-11.12-13.14-15

Diferencias entre la traducción propia del texto Hebreo, el Misal Romano y la Biblia de Nuestro Pueblo:

  • El Misal agrega:
    • Todo salmo contiene una frse retocada para ser repetida: “Acompañame, Señor, en la tribulación”.
    • El Misal omite los versículos 3 a 9, y el versículo 16.
  • El texto hebreo dice:
    • El v2 dice אֹמַ֗רלַֽ֭יהוָה  , pero el Misal lo traduce cambiando la persona y transformándole de primera a tercera singular. En vez de “diré” dicen “di”.
  • La elección de La Biblia de Nuestro Pueblo:
    • El problema encontrado en el cambio de primera a segunda persona del texto hebreo en comparación del Misal, resalta con Schökel. El v1 del Misal inicia con un “tú”, igual la BNP.

1.3  Segunda Lectura: Romanos 10,8-13

  • El Misal agrega:
    • Al inicio agrega: “Hermanos: La Escritura dice:”
  • El texto griego dice:
    • Posiblemente el versículo que destaca es el 9, que dice ὁ θεὸς αὐτὸν ἤγειρεν, “que Dios lo levantó”, pero el Misal traduce “resucitó”.
  • La elección de La Biblia de Nuestro Pueblo:
    • La BNP inicia con una pregunta: “¿qué dice la justicia?.

1.4  Evangelio: Lucas 4,1-13

  • El Misal agrega:
    • Como de costumbre, el Misal agrega “En aquel tiempo”.
  • El texto griego dice:
    • El v1 resalta que Jesús καὶ ἤγετο ἐν τῷ πνεύματι, “era llevado”. Esta traducción es respetada por todos, incluso por el texto latino “et agebatur in Spiritu in deserto”.
    • En el versículo 3, el que inicia la conversación es el diablo: εἶπεν δὲ αὐτῷ ὁ διάβολος, y siempre tiene una respuesta de parte de Jesús, y así termina, con la respuesta de Jesús como última palabra en el v12 “καὶ ἀποκριθεὶς εἶπεν αὐτῷ ὁ Ἰησοῦς”
  • La elección de La Biblia de Nuestro Pueblo:
    • Las sutilezas de la BNP de Schökel se perciben notablemente en las actitudes de los personajes del relato. En el v1, escribe “se dejó llevar”, mientras el texto original parece resaltar más que “era llevado” (ἤγετο).
    • El hambre del v2 aparece al final de los cuarenta días, y no durante. Esta afirmación es importante porque se respeta en todas las ediciones y traducciones incluso el latín “consummátis illis, esúriit”. Destaco este detalle porque en el imaginario común parecemos asociar las tentaciones durante los cuarenta días, pero el texto dice que fue al finalizar ese tiempo, en el momento en que siente hambre.
    • Un dato curioso en el v13, es el singular “tentación” que utiliza la BNP después de más de una tentación.

 

EXÉGESIS

  1. Exégesis de Textos 

2.1  Primera Lectura: Deuteronomio 26,4-10

Las grandes divisiones del libro del Deuteronomio pueden presentarse de la siguiente manera[3]:

  • 1,1-4,43: primer discurso de Moisés;
  • 4,44-28,68: segundo discurso de Moisés (la alianza en el Horeb)
  • 28,69-30,20; tercer discurso de Moisés (la alianza en el Moab);
  • 31,1-34,12: ultimas disposiciones y muerte de Moisés.

El texto que nos interesa, se encuentra dentro del segundo discurso de Moisés que abarca 22 capítulos. Dentro de esta gran división, nuestro texto se subdivide[4] en dos secciones micro:

  • 26,1-19 Conclusión del Codice deuteronomico
    • 26,1-11 Las primicias

Orientados por la división anterior, la primera lectura señalada por el Misal excluiría los primeros tres versículos y el versículo once.

Con tal de profundizar en el significado de algunos términos, recurirremos de manera general al estudio de Grazia Papola[5].

  • El v5 dice: וְעָנִ֨יתָ וְאָמַרְתָּ֜  nos indica que los dos verbos utilizados “responder y decir” presentan una intención de indicar un tono solemne de la declaración o de las palabras que siguen a continuación.

La expresión אָבִ֔י אֲרַמִּי֙ אֹבֵ֣ד dentro de la cual encontramos el participio “errante” (אֹבֵ֣ד) no significa solamente el hecho de ir de un lado a otro sin lugar fijo, sino que incluye el peligro de estar en esta condición. Dicha condición se refiere en ocasiones a “estar cercano a la destrucción”. Con el verbo וַיָּ֥גָר que generalmente se relaciona con el sustantivo  גר , como palabra compuesta significa la condición de los patriarcas, como Moisés, que salieron de Egipto, llegando a ser modelo para aquellos que regresan a casa.

  • El v9 utiliza la expresión אֶל־הַמָּקֹ֣ום הַזֶּ֑ה , siendo el sustantivo “lugar”, el que podría referirse al santuario, al lugar donde se encuentra el que habla o al país.
  • El v10 la traducción de וְהִנַּחְתֹּ֗ו con el sufijo pronominal (pronome riassuntivo) se refiere a las primicias mencionadas en las frases anteriores (v2.4).

2.2  Salmo 90,1-2.10-11.12-13.14-15

Lo primero que notamos en la ausencia de los versículo 3 a 9, y la omisión del versículo final, 16.

Tomando en consideración las notas de Mitchell Dahood[6], destacamos los siguientes aspectos del salmo:

  • En el v1, יֹ֭שֵׁב , hace referencia al lugar desde el cual los reyes escuchan, junto a otros, a los demás.

Con el nombre compuesto divino de עֶלְיֹ֑ון בְּצֵ֥ל שַׁ֝דַּ֗י se relanza el nombre divino en dos componentes que celebran el reinado de Dios. Shaddai es la forma poética basada probablemente en nombres de poemas antiguos.

La protección divina es relacionada con “pasar la noche”, con יִתְלֹונָֽן   .

  • Con la vocalización del imperativo, en el v2, אֹמַ֗ר, sirve para guiar los versos siguientes.

Con לַֽ֭יהוָה, tomando en consideración el v9, el autor presenta con cuidado el nombre del Señor, sugiriendo el vocativo.

La expresión metafórica con וּמְצוּדָתִ֑י , indica la comparación entre Dios y el águila, como el que reina desde las alturas.

  • En el v10, la presencia de רָעָ֑ה es la representación de la muerte en los salmos.

Con בְּאָהֳלֶֽךָ entendemos tiendas del Rey en una campaña militar. Algunos hacen alusión a la vida de los nómadas.

  • Interesante la discusión de שַׁ֣חַל en el v13, la cual hace probablemente mención a un lugar ugarítico de este nombre.
  • Con el כִּ֤י condicional inicia el oráculo divino por un poeta o sacerdote en una corte.

2.3  Segunda Lectura: Romanos 10,8-13

El contexto general dentro de cual se encuentra el texto de la segunda lectura propuesta por el Misal, se presenta de la siguiente manera[7]:

  • 1,16-11,36 De la fidelidad de Dios a la fe del hombre
    • 9,1-11,36 Fidelidad de Dios: el destino de Israel
      • 9,1-29 Dios y su palabra no fallaron
      • 9,30-10,21 Cristo y la justificia de la fe: la responsabilidad de Israel
      • 11,1-36 Dios no ha rechazado a Israel

Tal y como podemos observar, nuestra segunda lectura se encuentra dentro de un apartado que se subdivide de la siguiente forma[8]:

  • 10, 5-13 Cristo en el lugar de la Ley, para la justificación de todos

Si tomamos de referencia la división anterior, el Misal considera excluir los primeros 3 versículos (5.6.7).

Con el auxilio de Giuseppe Pulcinelli[9] presentaremos a continuación algunos puntos a tomar en consideración:

  • En el v8, τί λέγει, el codice Claromontano [D] agrega “la Escritura”, siendo considerado un agregado explicativo.
  • En el v9, ἐὰν ὁμολογήσῃς, el verbo ὁμολογἐω expresa una declaración pública de algo en lo que se cree. En el NT se utiliza dentro de una fórmula de fe.

La expresión: ἐν τῷ στόματί σου κύριον Ἰησοῦν, según algunos testimonios como el codice Vaticano [B], el manuscrito griego 59 de Alejandría [81], y la versión copta saidica, presenta la inserción de ­–το ρημα– resultando “la palabra con tu boca…”. Al final los expertos se inclinan por presentar el texto sin el agregado justificándose por otros testimonios.

2.4  Evangelio: Lucas 4,1-13

La gran división del Evangelio de Lucas se presenta de la siguiente manera[10]:

  • 1,1-4 Proemio
  • 1,5-4,13 Juan el Bautista y Jesús
  • 4,14-9,50 Ministerio de Jesús en Galilea
  • 9,51-19,44 El camino hacia Jerusalén
  • 19,45-24,53 Gesús en Jerusalén

En el caso del Evangelio, la división que hace el Misal coincide con la presentada por Matteo Crimella[11]:

  • 4,1-13 Las tentaciones

Utilizando de referencia el texto de Matteo Crimella[12], presentamos algunos puntos a tener en consideración del Evangelio:

  • El v2 presenta al personaje del diablo (τοῦ διαβόλου), caracterizado por ser el acusador y calumniador. Es interesante este personaje porque caracteriza al mal. El poder del mal encuentra en “satana” alguien que le permite hablar e interactuar con Jesús.

El verbo πειραζόμενος, (πειράζω), significa “tentar” con una intención de malicia.

  • En el v3, εἰ υἱὸς εἶ τοῦ θεοῦ, con el conectivo subordinante se introduce un período hipotético de la realidad. Puede entenderse con una traducción de período hipotético, “porque eres el Hijo de Dios”.
  • El v4, por medio de “γέγραπται” presenta una fórmula típica que introduce una cita de la Escritura.
  • Con los versículos 5 a 12, según algunos manuscritos de la Vetus Latina e Ambrosio en su comentario, las dos últimas tentaciones vienen en orden inverso, cambiando el orden de los vv. 5-8 después de los vv. 9-12. El objetivo de tal cambio es armoniar con la versión que presenta Mt 4,5-11.
  • En el v5, la expresión ἐν στιγμῇ χρόνου, parece tener la fuerza de una visión instantánea.

Con τὰς βασιλείας, el Hijo de Dios poseé autoridad incluso sobre los reinos del mundo habitado.

  • En el v6, el sentido de la ἐξουσίαν, incluye la de tipo político.

Con la expresión, τὴν δόξαν αὐτῶν, el pronombre se refiere probablemente a los reinos (v. 5).

No se tiene certeza de la forma en que Lucas utiliza ἐμοὶ παραδέδοται, porque no sabemos de quién ha recibido la autoridad el diablo. Posiblemente se trata de un pasivo divino que se relaciona con Dios.

  • En el v9, aparece la expresión: τὸ πτερύγιον τοῦ ἱεροῦ, la cual hace referencia a un espacio de un extremo de un edificio. 

 

CONTEXTO LITERARIO

  1. Contexto literario

3.1 Jerarquía de las lecturas

3.1.1  Evangelio: Lucas 4,1-13

Lucas nos ofrece en relato de las tentaciones de Jesús posterior al relato del Bautismo y su genealogía (Cf. Lc 3,21-28). El relato del interrogatorio realizado por el diablo tiene lugar en tres escenarios: desierto, en la altura, y en Jerusalén[13]. Es importante hacer notar el paralelismo de los cuarenta días y el hambre, temas que podemos encontrar en la marcha del pueblo atravezando el desierto en el Éxodo.

En el Evangelio leemos que Jesús, llevado por el Espíritu, es tentado por el diablo, quién advirtiendo la autoridad que tiene (sin saber de dónde o de quién la obtuvo), ofrece a Jesús poder y gloria (cf. Lc 4,6). Al final de, el diablo sale derrotado porque Jesús no cede ante las tentaciones y es él, Jesús, quien tiene la última palabra (cf. Lc 4,13). Es interesante notar que el diablo comienza el diálogo diciéndole en el v3: “εἰ υἱὸς εἶ τοῦ θεοῦ”, la condicional lleva implícita la afirmación del reconocimiento de parte del tentador respecto de la filiación divina de Jesús. Por lo tanto, el diablo sabe a quién le habla y por ello le interesa hacerlo pecar y apartarlo de su entrega total al proyecto divino.

Es interesante profundizar en el sentido de la tentación, porque no es simplemente la piedra que hace tropezar en un momento puntual, sino que, en este contexto, es la prueba radical y determinante de aceptación o rechazo de Dios[14].

3.1.2  Primera Lectura: Deuteronomio 26,4-10

El texto del cual hace parte el Evangelio, corresponde a los relatos de las celebraciones realizadas durante la fiestas de las Semanas o de la siega, en la cual el agricultar debía presentar al Señor una ofrenda de las primicias de las cosechas como acción de gracias por los frutos, pero también, como acción litúrgica implícita[15], profesaba su fe mediante una fórmula solemne.

3.1.3  Salmo 90,1-2.10-11.12-13.14-15

Este salmo real compuesto probablemente por un poeta perteneciente a la corte de un Rey[16], inicia describiendo la situación en la que se encuentra el que ha de manifestar su confianza en Dios. El que recita el Salmo, hace un listado de los beneficios que recibirá el que ya habita a su sombra y bajo su protección divina. En general, el salmo invita a confirmar nuevamente la confianza puesta en Dios en momentos en que los peligros y dificultades parecen acercarse.

3.1.4  Segunda Lectura: Romanos 10,8-13

El texto de la segunda lectura ubica al lector en una situación en el cual se predispone a responder afirmativamente. Si la palabra ya está cerca, en nuestra boca y corazón, no podríamos reaccionar de manera contraria a la invitación recibida. Por ello, dentro del gran contexto general de la carta a los Romanos, en el cual toma los temas de la existencia humana, la respuesta del hombre hacia Dios[17] y la fe, el v9, más que una invitacion, es una exhortación a fiarnos de la Dios completamente.

3.2  Conexión entre las tres lecturas

Después de realizar una lectura continua de las lecturas del primer domingo de cuaresma, surgen a simple vista varios temas que se articulan entre ellos. En las lecturas, incluso el salmo, la acción de decir, expresar o proclamar están incluídas. Esto nos permite deducir que la Cuaresma no es el simple reconocimiento de los pecados o la exposición de las falta cometidas que se “lavan” posterior al cumplimiento de la penitencia. Considero que el tema presente es la exposición clara de la volutad del penitente que se compromete a no bajar la guardia y dejarse derrotar por el maligno. Así como en la primera lectura Moisés dice al pueblo que se debe ofrecer a Dios las primicias, de la misma forma en la segunda lectura de Romanos, se expone que aquello que tenemos es porque Dios nos lo ha dado. A nosotros nos toca simplemente confiar en su palabra y superar la tentación o la prueba tal y como Jesús lo ha hecho como un acto de fe fundado en el Espíritu y en la acción de Dios[18]

En el Evangelio se retoma de nuevo el tema de reconocer aquello que poseemos y confirmarlo. Jesús, lleno del Espíritu Santo, se enfrente al demonio y a las tentaciones, confirmando con sus palabras y actitudes que su elección se mantiene y que no desea traicionar el proyecto del Reino Cualquiera podría pensar que es fácil decir que no a las tentaciones del diablo cuando tenemos en nuestro poseer y haber la fuerza necesaria ofrecida por Dios como resultado de la respuesta positiva. El Salmo lo señala al estar precedido por la respuesta propuesta por el Misal de “Acompáñame, Señor, en la tribulación”. Ese “acompáñame” no es una petición en pleno abandono. Es la petición de aquel que tiene certeza de que será escuchado porque el autor del salmo le invita a confirmar su posición.

En síntesis, las lecturas del primer domingo de Cuaresma ofrecen la oportunidad de renovar y confirmar la relación que hemos decidido aceptar de parte de Dios. Es una disposición a estar continuamente abiertos a la penitencia y conversión[19] como aquellas que garantizan que no caeremos en la tentación y que el tentador o el maligno serán derrotados y obligados a alejarse nuevamente. Nosotros, por medio de la penitencia y conversión, estaremos preparados para el día u ocasión en que se atreva a tentarnos de nuevo.

 

CONTEXTO CELEBRATIVO

  1. Elementos comunes entre la eucología y liturgia de las horas 

4.1 Eucología

4.1.1  Oración colecta

La oración colecta inicia con la súplica a “Dios todo poderoso”, relacionándose con la iniciativa del autor del Salmo quien invita al que habita al amparo del Altísimo y a la sombra del Todopoderoso. La petición de la colecta es a vivir y, en cierto sentido, aceptar la penitencia cuaresmal con el fin de lograr una verdadera conversión. Esta idea está en sintonía con el Evangelio, en el cual Jesús se responde, y no evade, las preguntas y tentaciones que le hace el mal personificado en el diablo. Así como Jesús acepta ser tentado, la oración colecta invita a que los penitentes acepten el camino cuaresmal para confirmar el camino elegido con mayor compromiso. Es interesante que la Segunda Lectura hace referencia a que la palabra está ya cerca, razón por la cual la colecta dice que, posterior a la conversión, viviremos con mayor plenitud el misterio de Cristo. No es algo nuevo que obtendremos posterior a la Cuaresma, sino que es algo que ya poseemos pero que debemos reatificiar y confirmar una vez más, confiando nuevamente y fijando nuestra mirada en Él.

4.1.2  El embolismo del prefacio

El embolismo del prefacio es claro y en la petición parece sintetizar tanto el Salmo como la Primera Lectura, en el cual se ruega que nosotros seamos preparados dignamente para ofrecer los sacrificios. Esta fórmula nos remite específicamente al Deuteronimio siendo retomado de forma extraordinaria. Somos dignos de presentar nuestras ofrendas porque hemos sido preparados por el Señor.

4.1.3 Antífona de Comunión

La antífona de comunión, a simple vista, presenta elementos que se relacionan con la intencionalidad del Salmo, porque se confirma que posterior a lo celebrado y recibido, hemos sido alimentados con la fe, consolidados en la esperanza y fortalecidos en el amor. Eso ya ha sucedido. Sensación similar ofrece el Salmo donde el salmista confirma que no se acercará la desgracia y que los ángeles guardarán el camino. En cierto sentido la antífona de comunión concentra aquello ya recibido y lo que se está por recibir. ¿Qué se recibirá? El sentir hambre de Cristo y el querer que nos enseñe nuevamente a vivir de toda palabra que sale de su boca, es decir, a buscarle una y otra vez sin descanso y sin decir que ya ha sido suficiente. Así como en el Evangelio el diablo se retiró “hasta otra ocasión”, así la Antífona indica que debemos prepararnos para ratificar nuestra elección de servir al Señor y enfrantarnos al mal.

4.2 Relación con la Liturgias de las Horas y el contexto celebrativo

Al leer la oración final de las Laudes, encontramos inmediatamente una alución directa a la Oración Colecta, porque se pide “avanzar en la inteligencia del misterio de Cristo y vivirlo en su plenitud”. En relación al Salmo 109,1-5.7 de las Vísperas, se encuentras similitudes con el Salmo 90, por las afirmaciones que expresa de aquellos que se sientan a la derecha del Señor. La lectura breve de las Vísperas, 1Cor 9,24-25, invita a asumir las privaciones y verlo como pequeños sacrificios que se deben hacer para ganar algo mayor, sentido similar la Oración sobre las Ofrendas que pide que que el Señor nos prepare para los sacrificios que se deben hacer para celebrar la Pascua. Las Completas presentan el Salmo 90 y la Antífona es “Al amparo del Altísimo no temo el espanto nocturno”.

4.3 Relación con el Ciclo C

Es interesante notar cómo las lecturas de los demás domingos se relacionan entre sí. De esta manera tenemos los siguientes temas: Primer Domingo: Las tentaciones de Jesús; Segundo, la transfiguración; Tercero, el higo sin frutos; Cuarto, El hijo pródigo y el padre bueno (o mejor dicho, dos formas de aceptar al que ha pecado); y Quinto, La Adúltera.  Los primeros cuatro del evangelio de Lucas, y el quinto de Juan. Por ser de carácter lucano, todo el ciclo cuaresmal tiene más un carácter penitencial[20] que bautismal.

El acento en la penitencia no debe ser vista como una carga, porque la intención del Evangelio del Primer Domingo visto en este trabajo, sugiere que así como Jesús triunfó y dejó sin palabras al diablo, así la vida del creyente tendrá los presupuestos necesarios para vencer y confirmar con sus actitudes la relación con Dios. Desde esta óptica, durante la Cuaresma, se ofrece la posibilidad de poner un acento en la penitencia, pero por ser Domingo, no se puede olvidar que es el día del Señor, día en el cual ha vencido a la muerte y en el cual se hace memoria de la Resurrección[21]. Por lo tanto, la comunidad creyente ve en la penitencia la posibilidad única de renovar el bautismo y el compromiso adquirido.

 

NOTAS AL PIE
[1] Cf. N. Bonneau, Il lezionario domenicale, 7.
[2] Cf. J.V. Allegue, «צְעַ֕ק» DB, 193.
[3] Cf. G. Papola, Deuteronomio, 17.
[4] Cf. G. Papola, Deuteronomio, 281.
[5] Cf. G. Papola, Deuteronomio, 280-286.
[6] Cf. M. Dahood, Psalms II, 51-100, 328-334.
[7] Cf. G. Pulcinelli, Lettera ai Romani, 14-15.
[8] Cf. G. Pulcinelli, Lettera ai Romani, 146.
[9] Cf. G. Pulcinelli, Lettera ai Romani, 146-149.
[10] Cf. M. Crimella, Luca, 17.
[11] Cf. M. Crimella, Luca, 99.
[12] Cf. M. Crimella, Luca, 98-103.
[13] Cf. N. Calduch-Benages, La Palabra celebrada, 348.
[14] Cf. R.D. Zan – R. Laurita, La parola per la Chiesa, 58.
[15] Cf. N. Calduch-Benages, La Palabra celebrada, 347.
[16] Cf. M. Dahood, Psalms II, 51-100, 329.
[17] Cf. N. Calduch-Benages, La Palabra celebrada, 347.
[18] Cf. R.D. Zan – R. Laurita, La parola per la Chiesa, 59.
[19] Cf. N. Bonneau, Il lezionario domenicale, 127.
[20] Cf. R.D. Zan – R. Laurita, La parola per la Chiesa, 57.
[21] Cf. N. Bonneau, Il lezionario domenicale, 119.

BIBLIOGRAFÍA

Allegue, J.V., «צְעַ֕ק», DB, 193.
Bonneau, N., Il lezionario domenicale. Origine struttura teologia, Bologna 2012.
Calduch-Benages, N., La Palabra celebrada. Explicación bíblica de las lecturas de todos los domingos y fiestas, Barcelona 2014.
Crimella, M., Luca, NVBTA 39, Cinisello Balsamo 2015. 
Dahood, M., Psalms II. 51-100, AncB 17, 1968, 19863.
Missale Romanum., Lectionarium I. De tempore: ab adventu ad pentecosten, 1970.
Papola, G., Deuteronomio, NVBTA 5, Cinisello Balsamo 2011.
Pardo, A., Misal Romano Completo. Texto litúrgico oficial, Madrid 1973.
Pulcinelli, G., Lettera ai Romani, NVBTA 42, Cinisello Balsamo 2014.
Zan, R.D. – Laurita, R., La parola per la Chiesa. Commento alle letture delle domeniche e delle feste. Anno C, Bologna 2006.

SIGLAS Y ABREVIACIONES

a.C.                              antes de Cristo
AncB                           Anchor Bible
BHS                             Biblia Hebraica Sttutgartensia
BNP                             Alonso Schökel, A., La Biblia de Nuestro Pueblo, Bilbao 2009.
Cf.                                Confrontar
d.C.                              después de cristo
DB                                Allegue, J.V., Diccionario bíblico. Hebreo-Español Español-Hebreo, Navarra 2002, 20169.
Dt                                 Deuteronomio
Lc                                 Evangelio según San Lucas
Mt                                Evangelio según San Mateo
NA28                                           Nestle–Aland, Novum Testamentum Graece, Stuttgart 1898, 201328.
NT                                Nuevo Testamento
NVBTA                       Nuova versione della Bibbia dai testi antichi
Rm                               Carta de San Pablo a los Romanos

© Francisco Díaz, S.J.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ciclo C, San Lucas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

¡Gracias por dejar tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.