III Domingo de Cuaresma – Ciclo C (Lucas 13, 1-9)

 

III Domingo de Cuaresma – Ciclo C

(Lucas 13, 1-9)

Evangelio

Invitación a la penitencia.

13 1 En aquel mismo momento llegaron algunos que le contaron lo de los galileos, cuya sangre había mezclado Pilato con la de sus sacrificios*. 2 Les respondió Jesús: «¿Pensáis que esos galileos eran más pecadores que todos los demás galileos, porque han padecido estas cosas? 3 No, os lo aseguro; y si no os convertís, todos pereceréis del mismo modo. 4 ¿O pensáis que aquellos dieciocho sobre los que se desplomó la torre de Siloé y los mató eran más culpables que los demás hombres que habitaban en Jerusalén? 5 No, os lo aseguro; y si no os convertís, todos pereceréis del mismo modo.»

Parábola de la higuera estéril*.

6 Les dijo esta parábola: «Un hombre tenía plantada una higuera en su viña; fue a buscar fruto en ella y no lo encontró. 7 Dijo entonces al viñador: ‘Ya hace tres años* que vengo a buscar fruto en esta higuera y no lo encuentro. Córtala. ¿Para qué ha de ocupar inútilmente el terreno?’ 8 Pero él le respondió: ‘Señor, déjala por este año todavía. Mientras tanto, cavaré a su alrededor y echaré abono, 9 por si da fruto en adelante. Y si no lo da, la cortas.’»

Palabra del Señor

Reflexión

El evangelio de hoy lo podemos dividir de la siguiente manera:

  • 1 Introducción narrativa
  • 2-5 Invitación a la conversión. Los versículos 3 y 5 son idénticos y en ambos casos la intención de Jesús es explicar que no hay relación alguna entre pecado y castigo. Jesús no desea aprobar la formulación de la retribución (si hago cosas buenas, Dios me premia; si hago el mal, me castiga).
    • Notemos que los vv. 2-5 están conectadas por dos preguntas retóricas a las cuales Jesús da respuesta. Notesé en rojo las preguntas y en verde las respuestas idénticas a ambas preguntas.
  • 6-9 Parábola de la higuera que no da fruto.

Jesús no se centra en Pilato, sino que se limita a negar que la muerte de la gente fuera a causa del pecado. Respecto a la torre que se desplomó en Siloé, posiblemente fuera una torre de vigilancia del acueducto, sucede lo mismo: Jesús no critica la falta de seguridad sino que reflexiona acerca de la muerte imprevista y la necesidad de aprovechar el tiempo para arrepentirse porque no se sabe el día de la muerte. Por lo tanto, la función de los versículos 1 a 5, es dejar en claro que Jesús no está de acuerdo con la teología de la retribución, es decir, el pecador merece el castigo y el que obra bien merece bendición.

A simple vista pareciera que no existe relación entre lo narrado en los versículos 1 a 5, con el tema presentado en 6-9, pero, nos encontramos frente a una estrategia narrativa y teológica en la cual se quiere invitar de forma urgente a la conversión hacia un Dios misericordioso para buenos y malos. Visto desde esta óptica, la parábola de la higuera que no da fruto representa la paciencia de Dios.  

Si la conversión no es provodada por el miedo al castigo, entonces la conversión provocada por la mirada misericordiosa muestra un rostro totalmente diferente de Dios. La higuera que no produce fruto retoma los versículos 3 y 5 para explicar por medio de una parábola breve que debemos cambiar de mentalidad. Si nos detenemos en el texto, notaremos que el ejemplo de la higuera es ideal para explicar la parábola, porque mientras todos estamos de acuerdo en cortar una higuera que no produce fruto, Jesús explica que en ocasiones juzgamos demasiado rápido tal y como hace el viñador.

El final del Evangelio queda abierto porque no sabemos qué decisión fue tomada. Por lo tanto el lector debe reflexionar para extraer la enseñanza de la parábola.

Me parece que la parábola deja en claro que Jesús afirma que tanto los buenos como los malos podemos enfrentar dificultades o situaciones peligrosas en cualquier momento. Por lo tanto, en este domingo el evangelio nos invita a reflexionar acerca de la forma en que vivimos nuestro día a día. A que nos apresuremos a vivir agradecidos a partir de hoy, porque nuestro tiempo es limitado y va veloz. A que decidamos hoy vivir nuestros días con alegría y gratitud.

Si Dios nos ve con misericordia y nos tiene paciencia, la relación con nuestro prójimo deberá estar orientada hacia la comprensión, evitándo “cortarlo” a nivel afectivo y relacional.

Referencias

  • Crimella, Matteo,  Luca. Introduzione, traduzione e commento, Cinisello Balsamo 2015.
  • Guijarro Oporto, Santiago, Los cuatro evangelios, Salamanca 2010.
  • Levoratti, Armando J, Comentario Bíblico Latinoamericano, Navarra 2007.

© Francisco Díaz, S.J.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ciclo C, San Lucas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

¡Gracias por dejar tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.