IV Domingo de Cuaresma – Ciclo C (Lucas 15,1-3.11-32)

 

IV Domingo de Cuaresma – Ciclo C

(Lucas 15,1-3.11-32)

 

Evangelio

Las tres parábolas de la misericordia *.

15 1 Todos los publicanos y los pecadores se acercaban a él para oírle. 2 Los fariseos y los escribas murmuraban: «Éste acoge a los pecadores y come con ellos.» 3 Entonces les dijo esta parábola: (Omisión de las dos parábolas; versículos 4 a 10)

«El hijo pródigo.»

11 Les contó también lo siguiente: «Un hombre tenía dos hijos. 12 El menor de ellos dijo al padre: ‘Padre, dame la parte de la hacienda que me corresponde.’ Y el padre les repartió la hacienda. 13 Pocos días después, el hijo menor lo reunió todo y se marchó a un país lejano, donde malgastó su hacienda viviendo como un libertino.

14 «Cuando se lo había gastado todo, sobrevino una hambruna extrema en aquel país y comenzó a pasar necesidad. 15 Entonces fue y se ajustó con uno de los ciudadanos de aquel país, que le envió a sus fincas a apacentar puercos. 16 El muchacho deseaba llenar su vientre con las algarrobas que comían los puercos, pues nadie le daba nada*. 17 Entonces se puso a reflexionar y pensó: ‘¡Cuántos jornaleros de mi padre tienen pan en abundancia, mientras que yo aquí me muero de hambre! 18 Me pondré en camino, iré donde mi padre y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y ante ti. 19 Ya no merezco ser llamado hijo tuyo; trátame como a uno de tus jornaleros.’ 20 Entonces se avió y partió hacia su padre.

«Estando él todavía lejos, lo vio su padre y se conmovió; corrió, se echó a su cuello y le besó efusivamente. 21 El hijo le dijo: ‘Padre, he pecado contra el cielo y ante ti. Ya no merezco ser llamado hijo tuyo*.’ 22 Pero el padre dijo a sus siervos: ‘Daos prisa. Traed el mejor traje y vestidle; ponedle un anillo en el dedo y calzadle unas sandalias. 23 Traed el novillo cebado, matadlo, y comamos y celebremos una fiesta, 24 porque este hijo mío había muerto y ha vuelto a la vida; se había perdido y ha sido hallado.’ Y comenzaron la fiesta.

25 «Su hijo mayor* estaba en el campo. Al volver, cuando se acercaba a la casa, oyó la música y las danzas. 26 Llamó entonces a uno de los criados y le preguntó qué era aquello. 27 Él respondió: ‘Es que ha vuelto tu hermano, y tu padre ha matado el novillo cebado, porque le ha recobrado sano.’ 28 Él se irritó y no quería entrar. Salió su padre y le rogó que entrase. 29 Pero él replicó a su padre: ‘Hace muchos años que te sirvo y jamás dejé de cumplir una orden tuya. Sin embargo, nunca me has dado un cabrito para tener una fiesta con mis amigos. 30 Y ahora que ha venido ese hijo tuyo, que ha devorado tu hacienda con prostitutas, has matado para él el novillo cebado.’

31 «Pero él replicó: ‘Hijo, tú siempre estás conmigo, y todo lo mío es tuyo. 32 Pero convenía celebrar una fiesta y alegrarse, porque este hermano tuyo había muerto y ha vuelto a la vida, se había perdido y ha sido hallado.’»

Palabra del Señor

Reflexión

Las 3 parábolas de la misericordia abarcan los versículos 1 al 32. Nótese que el Evangelio omite los versículos 4 a 10, en la cual encontramos dos parábolas; 4-6 La oveja perdida, y 8-10 La moneda perdida.

Notando dicha omisión, es necesario destacar que los 32 versículos conforman una unidad temática y redaccional que presentan el tema del perdón de Dios a los pecadores como hilo conductor. Dicho esto, nos enfocaremos en los versículos que presenta el Evangelio de hoy, lamentando la omisión de las dos parábolas precedentes que se presentan de la siguiente manera:

  • 1-3 Son una introducción narrativa.
  • 4-32 Discurso de Jesús (3 parábolas)

La parábola que nos interesa, del Hijo Pródigo, se estructura así:

  • 11-12 Situacion inicial
  • 13-16 El hijo menor abandona el hogar y malgasta su herencia
  • 17-20a El arrepentimiento del hijo
  • 20b-24 El padre recibe al hijo
  • 25-32 Protesta y diálogo del hijo mayor con el padre

El primer detalle es el nombre de la parábola que conocemos como “hijo pródigo”. Es cierto que podemos jugar con el título de la parábola porque en realidad habla más de la misericordia del Padre que del arrepentimiento del hijo menor y la reacción del hijo mayor.

Respecto a los tres personajes de la parábola (Padre, hijo menor y mayor), debemos notar el diálogo interior del hijo menor y lo que agrega (o inventa) el hijo mayor en el versículo 30: “Y ahora que ha venido ese hijo tuyo, que ha devorado tu hacienda con prostitutas, has matado para él el novillo cebado”. Nótese la intención de Lucas de poner en boca del hijo mayor información que no es cierta.

Por ejemplo:

  • El hijo mayor afirma que el hijo menor malgastó el dinero que le pertenecia fruto de la herencia. No es cierto. El hijo menor malgastó su herencia, es decir, “su” dinero porque al heredar ya no pertenece más al padre.
  • El hijo mayor dice que su hermano menor gastó el dinero en prostitutas, pero el texto simplemente meciona que el hijo menor era “libertino”.
  • ¿Mentiras del hijo mayor? Tomemos las palabras del hijo mayor como una técnica en el evangelio de Lucas que quiere aumentar el drama y condicionar la respuesta del Padre generoso y misericordioso.
  • Respecto al drama interno del hijo menor, notemos que para un judío “criar puercos” era un trabajo vergonzoso porque era un animal impuro.

El hijo mayor, al enterarse de la presencia de su hermano menor, toma una actitud egoísta y envidiosa. Esta escena sirve para relacionar el versículo 2 que menciona a los fariseos y que dicen en tono de acusación: «Éste acoge a los pecadores y come con ellos». Si leemos desde otra óptica esta frase de los fariseos, podemos decir que tienen razón. Jesús perdona y come con pecadores. La parábola tiene precisamente el objetivo de convertir la acusación de los fariseos en una afirmación. Jesús sí come con pecadores, los fariseos no.

El Evangelio de hoy nos invita a reflexionar acerca de la figura del Padre misericordioso y a identificarnos con las actitudes insensatas del hijo menor, o con la actitud egoísta e interesada del hijo mayor.

El final del evangelio queda abierto porque no sabemos si el hijo mayor entró a la fiesta.

Si tú fueras el hijo mayor, ¿entrarías a la fiesta y abrazarías a tu hermano?

Referencias

  • Crimella, Matteo,  Luca. Introduzione, traduzione e commento, Cinisello Balsamo 2015.
  • Guijarro Oporto, Santiago, Los cuatro evangelios, Salamanca 2010.
  • Levoratti, Armando J, Comentario Bíblico Latinoamericano, Navarra 2007.

Video: La parábola del “Hijo Pródigo” (Padre misericordioso)

© Francisco Díaz, S.J.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ciclo C, San Lucas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

¡Gracias por dejar tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.