V Domingo de Cuaresma – Ciclo C (Juan 8,1-11)


V Domingo de Cuaresma – Ciclo C

(Juan 8,1-11)

Evangelio

La mujer adúltera*.

7 53 Y se volvieron cada uno a su casa.

1 Mas Jesús se retiró al monte de los Olivos.

2 Pero de madrugada se presentó otra vez en el Templo, y toda la gente acudía a él. Entonces se sentó y se puso a enseñarles. 3 Los escribas y fariseos le llevaron una mujer sorprendida en adulterio; la pusieron en medio 4 y le dijeron: «Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en flagrante adulterio. 5 Moisés nos mandó en la Ley apedrear a estas mujeres. ¿Tú qué dices?» 6 (Esto lo decían para tentarle, para tener de qué acusarle.) Pero Jesús se inclinó y se puso a escribir con el dedo en la tierra*. 7 Pero, al insistir ellos en su pregunta, se incorporó y les dijo: «Aquel de vosotros que esté sin pecado, que le arroje la primera piedra.» 8 E inclinándose de nuevo, siguió escribiendo en la tierra. 9 Ellos, al oír estas palabras, se fueron retirando uno tras otro, comenzando por los más viejos. Jesús se quedó solo con la mujer, que seguía en medio. 10 Jesús se incorporó y le preguntó: «Mujer, ¿dónde están? ¿Nadie te ha condenado?» 11 Ella respondió: «Nadie, Señor.» Jesús replicó: «Tampoco yo te condeno. Vete, y no vuelvas a pecar.»

Palabra del Señor

Reflexión

El evangelio de hoy se encuentra dentro de una sección que va del capítulo 5 al capítulo 10 (5,1–10,39). Dicha sección abarca los signos de misericordia que desencadena o provoca confrontación. El título sugiere pensar que la misericordia y el perdón escandalizan. En un sociedad que normaliza responder violencia con violencia, querer paz no es aceptado y es signo de confrontación.

El relato del perdón a la mujer adúltera podría escandalizar a los rigoristas y moralistas. El Evangelio de Juan presenta a los escribas y fariseos como aquellos que desean poner a prueba el juicio de Jesús, pero, si vemos desde otra óptica dicha intención, los que tendrían que saber todas las respuestas y ser expertos impecables en la interpretación de la ley, están interesados en la respuesta de Jesús.

El escenario dentro de cual se desarrolla el relato es el Templo, lugar en el cual tenían autoridad los fariseos.

Podemos dividir la escena de la siguiente manera:

  • 3-5a Escribas y fariseos acusan a la mujer adúltera.
  • 5b-6a Citando la ley de Moisés, ponen a prueba a Jesús preguntándole.
  • 7(8) Los fariseos insisten. Jesús se pone de parte de la mujer con la expresión: «Aquel de vosotros que esté sin pecado, que le arroje la primera piedra.»
  • 9 Los acusadores se retiran sin decir ninguna palabra. Los fariseos no saben qué hacer frente al signo misericordioso de Jesús.
  • 10-11 Jesús le pregunta a la mujer por sus acusadores: ¿dónde están? Ella responde y Jesús le dice “Tampoco yo te condeno. Vete y no vuelvas a pecar”.
  • Notemos que Jesús no responde a los fariseos. No le interesa para nada escuchar a los que intenten acabar con la vida de la mujer. En cambio, la mujer sí escucha a Jesús y le responde.

Jesús no dialoga con los acusadores, sino que se interesa en salvar a la mujer que está a punto de ser apedreada hasta morir.

La mujer adúltera no tiene nombre. Dicha ausencia del nombre es una invitación a ubicarnos del lado de la mujer y no de los acusadores, porque la conversión sólo es posible si es motivada por la misericordia. Es cierto que la intención principal se centra en la acción de Jesús y su signo misericordioso, pero, pensemos por un momento la sensación de alivio de la mujer. Los que han sido perdonados entenderán lo que se siente al recibir una nueva oportunidad en una relación fragmentada.

A nivel general este relato sirve para confirmar lo que Jesús dirá inmediatamente en el versículo 15 “Vosotros juzgáis según criterios humanos, yo no juzgo a nadie”.

Y nosotros, ¿juzgamos a nuestros hermanos desde la misericordia?

Referencias

  • Infante, Renzo., Giovanni. Introduzione, traduzione e commento, Cinisello Balsamo 2010.
  • Guijarro Oporto, Santiago, Los cuatro evangelios, Salamanca 2010.
  • Levoratti, Armando J, Comentario Bíblico Latinoamericano, Navarra 2007.

Video: La mujer adúltera

© Francisco Díaz, S.J.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ciclo C, San Juan y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

¡Gracias por dejar tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.