¿Dónde estás, Padre mío?

 

¿Dónde estás, Padre mío?

En ocasiones
no pocas
me cuesta encontrarte
comprender tu silencio.

¿Dónde estás, Padre mío?

O talvez no deba buscarte
sino permitir que me encuentres.

Que me encuentres en mi soledad
en mi habitación silenciosa
en mi día cotidiano.

Que me encuentres en mi trabajo
en los momentos de frustración
en mis límites insuperables.

¿Dónde estás, Padre mío?

O talvez no deba preguntar
sino simplemente escuchar.

Escuchar a tu Hijo
confiar en sus palabras
hacer vida su evangelio.

Si te pregunto nuevamente,
¿Dónde estás, Padre mío?
¡No me respondas!

Ya me has encontrado.

Francisco Díaz sj

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Oración y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

¡Gracias por dejar tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.