Libérame de mí

Libérame de mí

Aquí estoy Señor, doblado
como un signo de interrogación
que espera la respuesta
al ritmo urgente del deseo tan tirano.

Endereza mi pregunta y hazla
un signo de admiración agradecida.

Aquí estoy Señor,
hueco
como la palma de la mano,
hecha un cuenco
para recibir el agua
sin demora.

Distiende mis dedos
de mendigo ansioso
en un ágil gesto
de baile y alabanza.

Aquí estoy Señor,
curvado
como un anzuelo
que busca afilado
con su seguridad de acero
la presa tangible
como pago justo
a su esfuerzo tenso.

Ablanda mi rigidez
en el suave mecerse
del sedal sobre las olas.

Aquí estoy, Señor,
acogiendo tu don,
la alegría y la paz
de tu misterio.

 

Benjamín González Buelta, sj

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Oración y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

¡Gracias por dejar tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.